Permitirá a Atenas continuar con su programa de reformas

El IIF señala que el canje de deuda ayudará a estabilizar la zona euro

Josef Ackerman, presidente del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), ha dicho que los resultados del canje de deuda griega conocidos hoy ayudarán a recuperar la estabilidad en la zona euro.

"La gran participación y los buenos resultados obtenidos tendrán permitirán a Grecia seguir adelante con un su programa de reformas. Además reforzará la estabilidad de la zona euro al crear un entorno adecuado para el crecimiento", ha recalcado Ackerman, quien también es el presidente de Deutsche Bank AG.

El IIF, en el que están los acreedores privados de deuda griega, ha asegurado además que la aceptación voluntaria de la mayoría de ellos de las condiciones del canje de la deuda reduce el riesgo de contagio a otros mercados de la zona del euro.

El 95,7% de los acreedores de Grecia se han comprometido a participar en la quita de la deuda helena, según ha confirmado la Autoridad de Gestión de la Deuda Pública (PDMA).

Según este organismo, los tenedores privados de 152.000 millones de euros en deuda griega (el 85,8 %), de los 177.000 millones de euros bajo soberanía helena, aceptaron la quita de forma voluntaria.

En un comunicado, el director del IIF, Charles Dallara, ha indicado que al acuerdo sobre el canje, la mayor reestructuración de deuda soberana de la historia, permitirá a Grecia abordar las reformas necesarias y reducir los importes que deben ser refinanciados entre 2012 y 2020.

Esto, junto con la rebaja de los cupones aplicados a las emisiones, reportará importantes beneficios a Grecia.

Según el presidente del IIF y del Deutsche Bank, Josef Ackermann, el hecho de que la mayoría de los acreedores hayan aceptado el acuerdo de forma voluntaria, prosigue el comunicado, representa una oportunidad única para que el país profundice en las reformas ya emprendidas y al mismo tiempo refuerza la capacidad de la zona del euro para consolidar un entorno de estabilidad y crecimiento.

Ackermann recuerda que en la última reunión del consejo de gobierno del IIF quedó claro que el éxito de la operación de canje permitiría a Grecia financiarse con más facilidad y emprender el camino de la recuperación económica.

Estos pasos, prosigue Ackermann, son fundamentales para resolver los problemas fiscales y de deuda soberana de la zona del euro, así como para recuperar la estabilidad financiera indispensable para fomentar el crecimiento económico y el empleo.