La prima de riesgo se sitúa en 326 puntos

El Ibex se suma al optimismo europeo sobre Grecia y gana el 1,78%

El optimismo sobre el éxito del canje de la deuda griega, cuyo plazo de aceptación por parte de los acreedores privados finalizaba ayer, aupó al cierre a los mercados europeos. El Ibex subió el 1,78% y la prima de riesgo bajó a 326 puntos. Los bancos europeos se anotaron de media ganancias del 2%.

Grecia y más Grecia. Los problemas de la economía helena y la búsqueda de la salida a su crisis está sacando lo mejor y lo peor de los mercados. Las Bolsas cerraron ayer con brío. Las noticias que llegaban sobre la aceptación del canje de la deuda helena, que según distintas fuentes superaba el 75% poco antes del cierre de los mercados, dio fuerza a los índices. El Ibex subió el 1,78% y recuperó los 8.300 puntos. La ganancia se produjo con más volumen de negocio de lo que viene siendo habitual este año; casi se alcanzaron los 3.000 millones de euros.

La prima de riesgo reflejó algo menos de tensión, al pasar de los 332 a 326 puntos básicos, pero sigue siendo un nivel elevado (en marzo de 2011 se encontraba a 217) y está por encima del diferencia de Italia sobre Alemania, que ha bajado hasta los 300.

Para el selectivo español supuso la primera subida de la semana. No obstante, los principales indicadores europeos siguieron un comportamiento superior. El Dax sumó el 2,45% y el Cac, el 2,54%.

Las compras por parte de los inversores se centraron en los bancos. El sector europeo avanzó el 2,05% y BBVA se situó entre los mejores al alcanzar una revalorización del 3,41%. El mercado respondió así tras conocer que la entidad que preside Francisco González se ha adjudicado Unnim. Santander, por su parte, registró un alza del 2,93%. Otros bancos como Deutsche Bank, Bank Ireland, BNP Paribas y Société Générale mejoraron el 4,37%, 3,88%, 3,74% y 3,74%, respectivamente.

Los mercados no pudieron dejar de mirar a Grecia y más en un día tan crucial como fue ayer, ya que el futuro del país estuvo en manos de los acreedores. Se cumplió el plazo para que los tenedores de deuda aceptasen o rechazasen la quita de bonos que permitiría a Atenas evitar la quiebra. Aunque a comienzos de semana el panorama pintaba bastante sombrío, como viene siendo habitual en el caso heleno, hasta el último momento no se puede dar nada por descontado, y la mejor prueba de ello es que según los últimos rumores el Gobierno de Lucas Papademos contaba con el visto bueno de entre el 75% y 80% de los acreedores.

La otra gran cita de la jornada pasó por la reunión mensual del Banco Central Europeo. Tal y como estaba previsto, la institución monetaria optó por mantener los tipos de interés en el 1%. Lo que en un principio dejó algo decepcionado a los mercados fue la interpretación de las palabras de Mario Draghi de que no habrá una tercera barra de liquidez. "La pelota está ahora en los tejados de los Gobiernos y los bancos", dijo. El BCE también redujo su previsión de crecimiento sobre la zona.

Pero la debilidad duró apenas unos minutos en las Bolsas. "Nadie habló de los tipos de interés. Y sin embargo, es la próxima baza que puede jugar el BCE. ¿Tiene sentido tener tipos del 0,4 % en el corto plazo con tipos de interés oficiales del 1%? El mercado como tal en estos momentos no funciona. Es por esto que sería importante reafirmar el nivel actual de tipos con recortes en los oficiales. Aún espero que se apliquen estas bajadas, hasta medio punto, durante el segundo trimestre", comentó ayer José Luis Martínez, estratega de Citi.

El camino que parece encontrar Grecia para el fortalecimiento de su economía va calando poco a poco en el euro, que vuelve a tener aun paso los 1,33 dólares.

La apertura alcista de los mercados estadounidenses apuntaló el ascenso de los europeos. Al cierre, el Dow Jones mejoró el 0,55%, el S&P, el 0,98% y el Nasdaq, el 1,18%.

A pesar de que Grecia tiene atadas de pies y manos las Bolsas, lo cierto es que el ambiente en el que se mueven ha mejorado en cierta manera. "Los acontecimientos de los últimos días menos crecimiento en China e incertidumbre sobre la evolución y buena ejecución del PSI griego pueden haber sido la excusa que el mercado estaba buscando para una corrección que ya se temía desde hace varias semanas atendiendo a indicadores técnicos. No obstante, la situación de fondo no ha cambiado y sigue siendo más favorable que hace unos meses. Seguimos pensando que mientras los datos macro sean buenos (en este sentido el dato de empleo en Estados Unidos hoy será clave) deberíamos continuar viendo mejoras en los activos en países core basadas en perspectivas superiores de crecimiento y valoraciones atractivas", explican desde Banco Sabadell.

La mayor parte de las Bolsas europeas y estadounidenses acumulan fuertes ganancias en el año, de más del 10%. El Ibex se queda al margen con un descenso del 3,02%.