El deterioro de las cuentas públicas

El éxito del ajuste, en manos de tres regiones

El 60% de la reducción del déficit autonómico que exige Hacienda depende de Cataluña, Andalucía y Valencia

El objetivo de déficit autonómico del 1,5%, que es "irrenunciable e inamovible" en palabras del Gobierno, obliga a las comunidades a aprobar un ajuste de 15.600 millones de euros este año. Sin embargo, la consecución de esta exigencia depende de tres comunidades autónomas. Cataluña, Andalucía y la Comunidad Valencia son responsables de un 60% del ajuste. Este porcentaje se incrementa hasta el 73% si se incluye Castilla-La Mancha.

Así, el cumplimiento del objetivo de déficit del conjunto de las 17 comunidades está en manos de lo que hagan tres o cuatro autonomías. Además, los dos territorios que deben aplicar el mayor ajuste en números absolutos -Cataluña y Andalucía- no apoyaron el objetivo de estabilidad del 1,5% aprobado el martes por el Consejo de Política Fiscal y Financiera, aunque ello no les exime de su cumplimiento. El Ejecutivo andaluz se opuso y el catalán optó por la abstención.

Los territorios rebeldes

Si bien Cataluña no es la comunidad que registró un mayor déficit, el mayor peso de su economía provoca que, en números absolutos, destaque como el territorio que debe acometer un mayor recorte. Este año debe reducir sus números rojos en 4.451 millones de euros, un esfuerzo que la Generalitat ya ha advertido que, probablemente incumplirá. A pesar de todo, el Ejecutivo catalán está aplicando importantes ajustes para rebajar su déficit público, que alcanzó el 3,72% en 2011. Entre otras medidas, ha aprobado una reducción de los salarios públicos, una drástica rebaja del gasto sanitario y una subida generalizada de las tasas.

La situación de Andalucía -gobernada por el PSOE y que está obligada a rebajar sus números rojos en 2.540 millones- resulta más compleja, ya que está a las puertas de unas elecciones autonómicas. Ello supone que el próximo Ejecutivo autonómico -que las encuestas apuntan que será del PP- tendrá poco tiempo para acometer el ajuste que exige el objetivo de estabilidad.

Para la Comunidad Valenciana rebajar el déficit al 1,5% supone reducir el gasto en 2.263 millones. Si para Valencia se trata de un reto difícil, para Castilla-La Mancha resulta simplemente utópico cumplir el objetivo de estabilidad. Cerró 2011 con un déficit del 7,3% y, como el resto, debe alcanzar el umbral del 1,5%. No existen precedentes de una reducción de tal calibre.

Solo Madrid cuenta con margen

Ya ha dicho que no lo hará. Sin embargo, la Comunidad de Madrid es la única que tiene la posibilidad de incrementar sus números rojos y no ser sancionada por ello. La autonomía gobernada por Esperanza Aguirre cerró 2011 con un déficit del 1,13% y fue la única que cumplió el umbral impuesto por Hacienda. Así, Madrid tiene margen para elevar su desfase presupuestario hasta alcanzar este año el 1,5% del PIB. Es decir, tiene un margen de 681 millones para incurrir en más déficit.

Sin embargo, el consejero madrileño de Hacienda, Percival Manglano, defiende que el objetivo es alcanzar una situación de equilibrio o superávit. Por ello, el Ejecutivo de Aguirre seguirá con los ajustes. De hecho, Madrid es una de las regiones con un menor nivel de gasto público en función del PIB. Además, la Consejería de Hacienda teme una caída de los ingresos a lo largo de este año, lo que eleva el riesgo a un posible incumplimiento del objetivo de déficit.