Solicita más flexibilidad en la reforma financiera

Rato pide un pacto entre el Gobierno y la banca para que fluya el crédito

El presidente de Bankia, Rodrigo Rato, ha lanzado hoy el guante al Gobierno al pedir un pacto con el sector financiero para que el crédito vuelva a fluir.

Rodrigo Rato se ha mostrado dispuesto a llegar a un acuerdo entre el Gobierno y el sector financiero con el objetivo de que el crédito a las familias y empresas vuelva a fluir. "Una vez que el Gobierno ha aprobado reformas de largo alcance que, sin duda eran necesarias, es el momento en el que todos los agentes nos debemos involucrar en medidas coordinadas en el corto plazo que permitan aumentar la eficiencia de nuestra capacidad de financiación", ha señalado en el Encuentro Financiero Internacional organizado por Bankia y El País.

Como ejemplo del camino a seguir, el presidente de Bankia ha señalado al mecanismo de financiación que acaba de aprobar el Ejecutivo para facilitar el pago a proveedores de las deudas de las Administraciones.

Sobre la evolución del crédito, Rato ha asegurado que "la tendencia es similar entre las principales entidades del sector. Las cuotas de mercado no han variado prácticamente. Unas porque no pueden y otras porque no quieren... pero el resultado es el mantenimiento del statu quo. Por lo tanto, no vale hablar de que el problema del crédito sólo lo tienen los clientes de un tipo de entidades".

El máximo responsable de la tercera entidad financiera ha pedido, además, que se diseñe una nueva estrategia entre el Gobierno y la banca "que nos permita afrontar un entorno externo que no es previsible que cambie hasta después de las elecciones alemanas". Ha añadido que "las reformas son imprescindibles para flexibilizar la estructura económica y aumentar el crecimiento potencial a medio plazo, pero en un contexto de liquidez como el actual, sus efectos sobre la confianza y las expectativas a corto plazo van a ser limitados".

Bankia, resultado de la fusión de Caja Madrid y Bancaja junto a otras cinco cajas de ahorros, es una de las entidades a la que la actual reforma financiera ha colocado en una situación más incómoda. Según los requisitos adicionales planteados por el Gobierno, Bankia necesita un total de 5.070 millones de euros, de los que 3.396 millones corresponden a provisiones y los 1.574 millones restantes de capital.