Muy Confidencial

Malestar en la Agencia Tributaria

La falta de efectivos, la subida del IRPF (que les afecta como al resto de trabajadores) y ahora los nuevos criterios que ha marcado la Agencia Tributaria para cobrar sus bonus han molestado a los inspectores de Hacienda. Sus quejas no pasan desapercibidas para la directora de la Agencia, Beatriz Viana, quien reconoció recientemente estar al corriente de la situación en su última comparecencia ante los medios de comunicación. Sea como fuere, lo cierto es que no ha sentado nada bien que la Agencia haya incrementado los objetivos de recaudación que debe cumplir cada inspector para poder cobrar la parte de su salario ligada a resultados.

Llueve sobre mojado para un colectivo también afectado por la rebaja de salario a los funcionarios decretada en 2010 y la congelación posterior de 2011. En definitiva, mal ambiente en este departamento tan importante ahora que uno de los objetivos del nuevo Gobierno es combatir de forma más decidida el fraude fiscal.