Reestructuración financiera

Guindos y la banca se enzarzan sobre la limitación del crédito a la economía

El ministro de Economía, Luis de Guindos, reprochó ayer a la banca española que haya sido una de las que más ha restringido el crédito dentro de la eurozona. Varios directivos del sector atribuyen a la falta de demanda solvente el que se haya limitado la financiación.

El debate sobre quién tiene la responsabilidad sobre el cierre del grifo del crédito ha empezado a tomar tintes bizantinos. ¿La mala situación de la banca le impide dar préstamos -lo que repercute sobre la economía- o es precisamente la mala situación de la economía la que dificulta que el sector bancario conceda más financiación?

Ayer esta contienda vivió un nuevo lance. El ministro de Economía, Luis de Guindos, explicó durante unas jornadas que su Gobierno no había tenido más remedio que acometer una reforma financiera "porque el sector bancario español contrae el crédito en unos niveles muy superiores a la media comunitaria". Para el ministro, las dudas existentes sobre algunos activos inmobiliarios que la banca tiene en su balance han dificultado su capacidad de acudir a los mercados mayoristas y les ha obligado a cerrar el grifo.

Para salvar esta situación, el Ejecutivo ha promovido un saneamiento intensivo de los activos más problemáticos que reduzca el número de entidades y aumente el tamaño medio, para que así las entidades "estén en posición de conceder crédito", comentó Guindos durante un encuentro financiero organizado ayer por Bankia y El País.

Tras la intervención del ministro, participaron en las jornadas financieras varios pesos pesados del sector bancario, como el vicepresidente de Banco Popular -Roberto Higuera- y los consejeros delegados de Bankia, Sabadell y Bankinter, -Francisco Verdú, Jaime Guardiola y María Dolores Dancausa-. Estos directivos coincidieron en señalar que el sector bancario no era el responsable de la limitación del crédito.

Verdú se mostró convencido de que la economía debe seguir desapalancándose, tanto las empresas y las familias como las administraciones públicas. El directivo se mostró convencido de que no hay ninguna entidad financiera española que haya negado operaciones de financiación a proyectos solventes. "Nosotros estamos deseando que fluya el crédito, porque vivimos de dar crédito", explicó. "El carry trade la compraventa de deuda soberana con los fondos obtenidos en el BCE nos da negocio para seis meses, pero necesitamos dar financiación", apuntó.

Guardiola, de Sabadell, apuntó que "se ha convertido en lugar común decir que España saldrá de la crisis cuando fluya el crédito". A su juicio, esta es una condición necesaria, pero no suficiente y poner el foco en este aspecto es errar el diagnóstico. El número dos de Sabadell considera que lo prioritario es que mejoren las condiciones para que empresas y particulares puedan a invertir.