España vende 4.500 millones en bonos hasta 2014, 2015 y 2016

La liquidez del BCE lleva al bono español e italiano por debajo del 5%

Los efectos de la subasta del BCE se hicieron esperar pero al fin están aquí. Después del día de indecisión vivido ayer, este jueves el mercado de deuda se toma un respiro gracias al medio billón de euros otorgado por el organismo emisor. La medida ha ayudado a que los bonos de España e Italia caigan por debajo del 5%.

Después de las tensiones vividas en el mercado de deuda la situación empieza a calmarse. En verano la crisis en la renta fija puso contra las cuerdas a los países periféricos y durante los meses de octubre y noviembre volvieron a aparecer los temores.

Las constantes reprimendas por parte de los organismos internacionales y países como EE UU llevaron al BCE a tomar cartas en el asunto. Con Mario Draghi al frente del regulador europeo la política monetaria dio un golpe de timón y a la rebaja de los tipos se sumó el anuncio de dos magasubastas para inyectar liquidez a un sistema bancario dominado por la desconfianza.

Los préstamos a tres años del BCE otorgados en diciembre contribuyeron a la caída de los diferenciales periféricos así como a las subidas bursátiles. Ayer se produjo la segunda y última subasta de este tipo hasta el momento y las entidades no quisieron dejar pasar la ocasión. Más de 800 bancos solicitaron 529.000 millones. Un día después, la colocación han empezado a surtir efecto y los bonos a diez años de España e Italia caen del 5%.

Italia dio un gran susto a Europa cuando en verano el repunte de su prima de riesgo llevó a muchos a especular con posibilidad de que el país acabase siendo intervenido. Pero las últimas colocaciones efectuadas por el tesoro han puesto en evidencia que el Estado que gobierna Mario Monti está haciendo los deberes y parece que se financia sin problemas.

Esta mañana, y tras una caída prolongada, el bono a diez años ha abandonado el nivel del 5%, algo que no hacía desde el 22 de agosto fecha en la que cerró en el 4,9%, y se aleja del máximo registrado en noviembre cuando tocó el 7,26%.

A Italia se suma España, el otro país en el punto de mira de la eurozona. En este caso el bono diez años lleva varios días coqueteando con el 5%. A ello hay que añadir la buena colación celebrada esta mañana. El Tesoro ha vendido 4.500 millones de euros, el máximo previsto, en bonos con distintos vencimientos a cinco, tres y dos años.

La primera de ellas con vencimiento en abril de 2014 alcanzó los 1.060 millones y registró una rentabilidad media del 2,069%, frente a la anterior anterior del 3,589% y un bid to cover de 2,81%. En la emisión con vencimiento en octubre de 2016 totalizó 1.530 millones, con una rentabilidad media del 3,367%, frente a la anterior de 3.455% y una sobredemanda de 2,59 veces. La emisión con vencimiento en julio de 2015 totalizó 1.910 millones, con una rentabilidad media del 2,617%, por debajo de la anterior del 3,332%. El bid to cover, en 2,37 veces.

El resultado de la emisión, no obstante, no ha sorprendido a los analistas, toda vez que las condiciones del mercado propiciaban un buen resultado. José Luís Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, se preguntó hoy incluso por qué no se aprovecha estas buenas condiciones para emitir más deuda.

Desde que el Banco Central Europeo ha abierto el grifo del dinero, el Tesoro ha cerrado satisfactoriamente todas las emisiones de 2012 al colocar casi siempre el máximo previsto e incluso superar sus propios objetivos y, generalmente, a tipos más bajos que en las subastas anteriores.

La de esta mañana ha sido la primera emisión desde que se conoce el dato definitivo de déficit público, que superó las peores previsiones y se situó en el 8,51%, más de 2,5 puntos por encima de la previsión del anterior Gobierno (6%).

En cualquier caso, el Tesoro ha emitido ya más de 35.500 millones de euros en lo que va de año, lo que supone más del 41% de los 86.000 millones de euros brutos que espera colocar en deuda a medio y largo plazo a lo largo de 2012.