La prima cae a 300 y el Ibex sube el 0,97%

Los mercados aflojan la presión sobre España

El mercado de deuda ha celebrado por todo lo alto la inyección de liquidez de ayer del BCE, que ha tenido su efecto de contagio también en la Bolsa, con un alza del 0,97% para el Ibex, que cierra en los 8.547,7 puntos. La prima de riesgo española ha quedado al límite de los 300 puntos básicos y el bono a diez años ha descendido al 4,8%. El italiano también ha caído del 5%. El mercado da así un balón de oxígeno a España e Italia en plena cumbre europea para debatir el objetivo de déficit.

Un día ha abastado para que quede de manifiesto el poder que la inyección masiva de liquidez a tres años del BCE tiene para relajar el riesgo soberano. Los 530.000 millones de euros de liquidez concedida a la banca ayer han encontrado hoy un primer destino en las subastas de deuda que realizaron España y Francia, cuyo éxito permitió una caída generalizada en la rentabilidad que piden los inversores en los bonos públicos europeos, incluido el portugués, que a duras penas se aleja del ojo del huracán.

El Tesoro tenía hoy su primera cita después de que la banca europea pidiera al organismo que preside Mario Darghi medio billón de euros y la colación ha sido bastante satisfactoria. España ha vendido el máximo previsto en bonos a cinco, tres y dos años. Además, ha bajado el interés para todos los tramos y la demanda ha sido alta.

El uso de la liquidez de Draghi y la certeza de que servirá para sostener con holgura la demanda en las próximas subastas del Tesoro ha relajado la presión a niveles que no se recordaban desde hacía meses. Así, la prima de riesgo española ha llegado a caer por debajo de los 300 puntos básicos, un nivel al que no se situaba desde el pasado mes de noviembre y la rentabilidad del bono español descendió al 4,8%, nivel sin precedentes desde noviembre.

IBEX 35 9.886,20 -0,45%

El efecto de la abundancia de liquidez que campa por el mercado ha sido incluso más significativo para la deuda italiana. La rentabilidad del bono italiano también retrocedió por debajo del 5%, a niveles del pasado agosto, y la prima de riesgo se relajó hasta rozar los 300 puntos básicos, al quedar en los 307 puntos. Así, el diferencial entre la deuda española y la italiana se ha reducido a tan solo ocho puntos básicos, con lo que el mercado ya casi trata por igual a la deuda de ambos países. Italia había acusado con mucha más crudeza la presión sobre su deuda, que también ha tardado más tiempo en beneficiarse del efecto balsámico de la liquidez del BCE. Al final, tanto los bancos italianos como españoles se han implicado a fondo en la compra de deuda pública de sus países, con adquisiciones récord en el mes de enero.

El Ibex se ha contagiado del buen tono de la deuda pública y ha subido el 0,97%, hasta los 8.547,7 puntos. Sacyr ha sido el valor más castigado, con una caída del 8,67%, frente al alza del 3,73% de Endesa, el mejor valor del selectivo. Al alza también contribuyo la decisión de la Asociación Internacional de Derivados y Swaps (ISDA por sus siglas en inglés) de no activar los seguros de crédito (CDS) de la deuda griega, para la que está prevista una quita del 53,5% dentro del segundo plan de rescate de la UE. La asociación ha declarado que la reestructuración griega no supone "un evento de crédito", con lo que se desactiva por el momento el peligro de que un reconocimiento de lo contrario provocara un estallido en el mercado de CDS, a pesar de que quienes los compraran vean ahora sin valor sus activos de deuda.