Muy confidencial

La visita de Unicaja al Banco de España

La aplicación de la reforma financiera anunciada por el Gobierno y los coletazos aún por encajar de los cambios legislativos y movimientos corporativos de los últimos dos años tienen patas arriba al sector bancario y a pleno rendimiento al Banco de España. Pero el regulador no solo tiene que velar por el cumplimiento de las reformas sino por la marcha de los procesos de fusión con los que el sector debe reordenarse.

Las interminables negociaciones de Unicaja y Caja España, que aún no se han materializado en un acuerdo cerrado de fusión, amenazan con solaparse con la nueva oleada de integraciones para la que se prepara el sector. La entidad que preside Braulio Medel aún no se ha comprometido del todo con su pareja de baile, al tiempo que suena en las quinielas para próximos, y quizá alternativos, procesos de fusión. Y, sean más o menos firmes los coqueteos, hay que informar al Banco de España.

Este pasado jueves se reunían con Pedro González, responsable de inspección del Banco de España para el sector de cajas, dos altos ejecutivos de Unicaja, Juan José Navarro, director de planificación y control, y Manuel Azuaga, director general de Unicaja. En Cibeles siguen a la espera de que se defina con claridad meridiana el lugar de la entidad andaluza en el mapa financiero.