Muy confidencial

Justicia quiere acabar con las rencillas entre notarios y registradores

Aunque unos y otros lo desmienten abiertamente, es de sobra conocido el histórico enfrentamiento que protagonizan notarios y registradores. Las peleas (dialécticas, claro está) siempre han estado motivadas por supuestas colisiones entre las funciones que desempeñan unos y otros.

Algunos expertos han llegado a plantear que esa situación se solucionaría con la fusión de ambos cuerpos, posibilidad que ahora descartan los nuevos responsables del Ministerio de Justicia. Desde el departamento que dirige Alberto Ruiz-Gallardón no quieren ni oír hablar de guerras entre ambos. Es más, el director de los Registros y el Notariado, Joaquín Rodríguez, registrador de la propiedad y notario de titulación, ha lanzado recientemente un brindis por reconducir las relaciones entre ambos. Igual que Gallardón ha anunciado que los notarios podrán participar en bodas y divorcios, para los registradores ha augurado que seguro que hay muchas otras funciones que pueden realizar.

La atribución de más tareas es urgente debido a la delicada situación por la que atraviesan numerosas notarías y registros, sobre todos aquellos situados fuera del ámbito de las grandes ciudades. "Unos y otros tienen un papel crucial en nuestro modelo de seguridad jurídica, un sistema que está siendo copiado en todo el mundo, por lo que solo cabe estudiar cómo mejorarlo y superar de una vez por todas las rencillas corporativas", aclaran en el Ministerio. En cualquier caso, otras fuentes consultadas aseguran que esa presunta mala relación es en gran medida ya una leyenda urbana. Y si no, valga como ejemplo la familia del presidente del Gobierno. Mariano Rajoy. æpermil;l es registrador, como dos de sus tres hermanos. El cuarto es notario y fuentes cercanas afirman sin titubeos: "son una auténtica piña".