Informó a la CNMV

CAM suspende el pago de intereses de tres emisiones de deuda por las pérdidas de 2011

Banco CAM, entidad adjudicada a Banco Sabadell tras ser intervenida el pasado ejercicio por el Banco de España, anunció ayer que suspenderá el pago de intereses en tres emisiones de deuda tras haber registrado pérdidas el pasado ejercicio, según informó a la CNMV.

CAM anunció hace unos días que cerró 2011 con unos números rojos de 2.713 millones, motivo que le lleva a suspender el pago de intereses en una emisión de deuda subordinada especial y dos de preferentes que se registraron por importe de 760 millones de euros en noviembre de 2003, marzo de 2001 y mayo de 2002 respectivamente. Emisiones cuyos abonos estaban previstos para el 15 de febrero.

En un hecho relevante CAM explica que el pago de intereses de la emisión de deuda subordinada estaba condicionado "al supuesto de que la cuenta de resultados de la entidad no haya presentado pérdidas en el ejercicio anterior", mientras que los folletos de emisión de las emisiones de preferentes condicionaban el pago de la remuneración "a la existencia de beneficio distribuible suficiente", dos requisitos que no se cumplen por las elevadas pérdidas de la entidad alicantina.

Esta es la tercera ocasión desde que CAM fue intervenida por el Banco de España, el pasado 21 de julio, en que la entidad deja a los propietarios de deuda sin el cobro de sus intereses.

En diciembre pasado, la entidad fue adjudicada al Banco Sabadell, aunque la propiedad y la gestión no se transferirá a la entidad catalana hasta dentro de unas semanas, cuando la operación reciba el visto bueno de Bruselas.

Fuentes de Sabadell declinaron comentar la decisión de CAM de no pagar los intereses a sus inversores, dado que la gestión de la entidad está todavía en manos del Fondos de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). No obstante, sí recordaron que una de sus prioridades cuando asuman la gestión será "buscar una solución" a los inversores de la entidad que compraron subordinada y preferentes.

Hace solo unas semanas, Banco Sabadell ofreció a sus inversores un canje de preferentes -emitidas entres 1999 y 2009- por acciones propias, lo que le llevó a emitir 223 millones de títulos nuevos.