Aguirre avanza ajustes pero sin efectos sobre plantillas

La SEPI reducirá al mínimo las filiales del holding

El nuevo presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, ha avanzado esta mañana sus planes para el holding público: reducir al máximo el número de filiales de las empresas encuadradas en el grupo, eliminar cláusulas abusivas para el erario público en los contratos de los directivos y apostar por el mantenimiento de las plantillas.

Ramón Aguirre, presidente de la SEPI
Ramón Aguirre, presidente de la SEPI

Ramón Aguirre ha tomado posesión esta mañana de su cargo como presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Y ha aprovechado para avanzar cuáles serán sus ejes de actuación al frente del holding de las empresas públicas.

El núcleo del mensaje de Aguirre ha sido austeridad y eficacia. En el próximo consejo de administración de la SEPI, previsto para el día 24, tiene intención de reestructurar el grupo, integrando el mayor número de filiales posibles de las empresas que forman parte de la sociedad en las matrices. El objetivo: reducir el número de consejos y consejeros.

Además, tiene intención de revisar los contratos de los principales cargos directivos del holding para eliminar todas las cláusulas (remuneraciones, blindajes, etc.) que puedan considerarse "lesivas" para el erario público.

REE 19,38 -0,49%
AIRBUS GROUP 123,28 0,23%
ENAGAS 24,54 -0,37%

"Asumo el cargo con la vocación de poner en valor las sociedades estatales empreasariales y de intentar que la SEPI no llegue a tener, en ningún momento, tensiones financieras que obliguen a apelar a recursos públicos", resumió.

Como ya había hecho con anterioridad, Aguirre aseguró que su idea es realizar los ajustes que sean necesarios por el lado de loas balances financieros y no mediante recortes de plantilla. A mediados de 2011 (últimos datos público disponibles), la plantilla de la SEPI estaba formada por 27.379 personas, en su mayoría dentro de Tragsa (56%) y Navantia (21%).

El lastre de la deuda

El nuevo responsable de la SEPI se encontrará con un grupo heterogéneo de empresas (alrededor de 15, que van desde la agencia Efe hasta la minera Hunosa o el hipódromo de La Zarzuela) y con participaciones minoritarias en otra decena de compañías, algunas de ellas estratégicas, como pueden ser EADS o los gestores de las redes de energía (Red Eléctrica y Enagás).

De la SEPI también depende (al menos orgánicamente) RTVE, en la que tradicionalmente nombra al director general corporativo, el responsable de la gestión del día a día en el grupo.

Como adelantó hace un mes Cinco Días, el holding estatal arrastra una deuda de más de 3.425 millones de euros, en su mayor parte correspondiente a los créditos del Ministerio de Industria recibidos por Navantia para la construcción de buques militares. Asimismo, a 30 de junio de 2011, la SEPI tenía pendientes otros 1.630 millones con acreedores comerciales.

En el acto estuvieron presentes, entre otros, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, y el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles.

Sánez de Santamaría y Montoro insistieron en la necesidad de que la SEPI actúe como ejemplo de lo que el Gobierno quiere para el resto de las administraciones públicas y subrayaron que se hace obligado actuar con "austeridad, rigor y eficacia".