TRIBUNA

Hacia una información integrada de valor

En unos momentos críticos como los actuales, en los que los sistemas de gobierno de las empresas se han mostrado en muchas ocasiones ineficientes, se hace más que necesario un cambio de paradigma tanto en el plano de los sistemas como en el de los principios y valores. En este sentido, los últimos tiempos están sirviendo para revalorizar el principio de transparencia informativa, aplicado especialmente a las empresas como agentes generadores de valor económico y riqueza para el conjunto de la sociedad, así como para poner en cuestión los sistemas de reporte sobre comportamiento y resultados empresariales.

En una reciente reunión del International Integrated Reporting Council (IIRC), organización que está abanderando en estos momentos un movimiento de revisión exhaustivo del reporting corporativo a nivel global, donde participan Gobiernos, organismos como el FMI y el Banco Mundial y entidades de los ámbitos profesional y empresarial, como IASB y FASB, se reconocía la necesidad de redefinir el marco de información de las empresas con el fin de poder dar respuesta a las nuevas circunstancias del entorno, crisis financiera incluida, y ofrecer una visión más completa de una realidad empresarial cada día más compleja desde las perspectivas económica, social y ambiental, así como de gobierno corporativo. Por esta razón, se demandaba una información relevante, clara, concisa e interrelacionada sobre diferentes aspectos de importancia estratégica, con un mayor grado de accesibilidad para los usuarios. El IIRC fundamenta la necesidad de una información integrada en las carencias demostradas por los modelos actuales para expresar fielmente la capacidad de las empresas de generar valor, tanto en el corto como en el largo plazo. Los informes y memorias emitidos adolecen de una visión parcelada e inconexa del comportamiento y los resultados de las empresas, a la vez que inexpresiva de las conexiones entre riesgos, oportunidades y estrategia. Entre los objetivos del IIRC se encuentra elaborar una propuesta de informe integrado (integrated report) que ayude a integrar información relevante sobre el comportamiento y proyección de las empresas que, a su vez, aporte una visión más completa acerca de los riesgos y oportunidades en una economía global sostenible. Así, el informe debería convertirse, según esta organización, en el informe principal de la empresa, equivalente al informe anual de muchas jurisdicciones, centrado en expresar la capacidad de crear valor presente y futuro. Los principios y contenidos para la confección del informe deben orientarse, pues, en dicho sentido ofreciendo información relevante y veraz, tanto de carácter estratégico y operativo como financiero, de gobierno corporativo, social y ambiental.

Algunas compañías y entidades líderes han empezado a publicar sus informes anuales con esta nueva filosofía. Las multinacionales Novo Nordik, Philips o Natura son ejemplo de ello, mientras que en España ya se han empezado a elaborar también los primeros informes integrados. En un estudio reciente realizado por la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (en www.aeca.es) acerca de la experiencia española al respecto, se analizan los contenidos de los informes integrados publicados en 2011 por algunas empresas y entidades. Solo 16 organizaciones publicaron dichos informes, representando ya un incipiente movimiento que, no obstante, vislumbra algunos detalles interesantes:

El informe integrado despierta el interés no solo de algunas grandes empresas españolas cotizadas, sino también de entidades del sector no lucrativo, por lo que desde un principio debería tenerse en cuenta a estas últimas como potenciales destinatarios de las directrices sobre información integrada que se vayan a elaborar.

El 75% de la muestra presenta informes de verificación externa para su información no financiera, lo que viene a indicar que la sensibilidad por la información integrada se encuentra mayoritariamente en organizaciones que demuestran preocupación por la calidad de su reporting. El tipo de informe integrado que prevale es el de documento suma de las cuentas anuales, memoria de sostenibilidad e informe anual de gobierno corporativo, con lo que podría interpretarse que el informe surge como simple sinergia de unir, con más o menos acierto, distintos documentos. Es relevante destacar que la inclusión de los denominados indicadores clave (KPIs, KRIs) de carácter cuantitativo no está generalizada, siendo muy dispar su clasificación y tratamiento, lo que hace muy difícil el ejercicio de comparar información entre organizaciones. En definitiva, podemos afirmar que nos encontramos ante una pujante nueva tendencia sobre información empresarial que tiene como objetivo dar respuesta a las carencias de los sistemas tradicionales y a las exigencias de un contexto de economía global con graves problemas coyunturales y serios desajustes respecto a las demandas sociales de transparencia y veracidad informativas.

José Luis Lizcano. Director gerente de AECA. Proyecto Información integrada joseluis.lizcano@aeca.es