Consulta pública de la CNE

Las eléctricas vuelven a pedir una moratoria termosolar

La Comisión Nacional de Energía (CNE) cerró ayer la consulta pública que abrió el 2 de febrero para pedir ideas a través de su web sobre cómo resolver el déficit de tarifa. Todas las grandes asociaciones de las empresas afectadas han participado masivamente, y han sido quizá las de los consumidores las que menos han respondido a la consulta. Facua la ha criticado por su plazo escaso y por considerarla inútil.

Según fuentes empresariales, las propuestas han puesto en evidencia la pugna entre las grandes eléctricas, que financian el déficit de tarifa y los distintos sectores renovables.

Así, entre las propuestas de Unesa, y pese a que la reciente moratoria del Gobierno no afecta a los 1.200 MW termosolares inscritos en el prerregistro, Unesa pide que se aplace su funcionamiento y, por tanto, el cobro de primas. Además de una mayor liberalización y la desaparición de la tarifa de último recurso, que debe quedar para consumidores vulnerables, las eléctricas piden un freno inversor en nueva capacidad.

Por su parte, las termosolares y las fotovoltaicas reclaman una quita a las eléctricas y una menor remuneración para la nuclear y la hidráulica. Asimismo, solicitan que se liquiden los costes de transición a la competencia (CTC), que se reduzcan los pagos por capacidad a las centrales de ciclo combinado y la hidráulica.

También solicitan que se elimine (y en esto coinciden con las eléctricas) el pago por interrumpibilidad que recibe la gran industria.

Informe

La consulta pública de la CNE también abarca a los sectores del gas y el petróleo. El resultado de la misma se incorporará al informe sobre ajustes en los sectores energéticos que le solicitó el Ministerio de Industria a principios de febrero y que debe entregar en un mes.