Advierte que el crédito sigue estrangulado en España

Draghi desbordará de liquidez a la banca europea

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE)
Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE)

A falta de otras medidas más contundentes -como nuevas rebajas de tipos o compras masivas de deuda soberana-, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, reforzó ayer su compromiso con la liquidez para la banca europea, con el que ha conseguido de forma indirecta, a la par que efectiva, rebajar la tensión en el mercado de deuda. Pero la liquidez sigue sin traducirse en crédito y Draghi reconoció que la financiación continúa estrangulada. Mencionó el problema concreto que padece la economía española, a pesar de que la banca europea ya se abasteció de casi medio billón de euros de liquidez en la subasta celebrada el pasado 21 de diciembre, la primera a un plazo de tres años.

Hasta el momento, y además del efecto persuasivo de las inyecciones de liquidez sobre las primas de riesgo, los bancos se han concentrado en asegurarse primero los recursos con los que responder por sus voluminosos vencimientos de deuda, al tiempo que están aprovechando dicha liquidez para reforzar sus cuentas de resultados. La financiación del 1% en el BCE sirve para adquirir deuda soberana a tipos de interés muy superiores, en una operativa denominada carry trade que ha disparado la demanda en las subastas realizadas en este año por los Tesoros de Italia y España.

Draghi recordó que las tensiones en el mercado de deuda soberana siguen influyendo en el sistema crediticio, al tiempo que el proceso de desapalancamiento de los bancos continúa obstaculizando el crecimiento económico. Y ante este escenario, la contribución del BCE vuelve a ser la concesión de liquidez.

Mario Draghi anunció ayer que el BCE ha ampliado los colaterales que aceptará en sus subastas de liquidez y que servirán ya para acudir a la que se celebrará el próximo 29 de febrero, también a un plazo de tres años.

Requisitos en España

En el caso de la banca española, podrá presentar en esta ocasión como garantías ante el BCE sus préstamos al corriente de pago a empresas y organismos del sector público, con el requisito de que tengan una probabilidad de impago igual o inferior al 0,4%, que se ampliará más adelante al 1%. Quedan fuera los préstamos hipotecarios, una negativa que en cualquier caso queda salvada desde el momento en que el BCE acepta sin problema las cédulas hipotecarias, en las que el subyacente son las hipotecas. Además, fuentes financieras apuntan que las hipotecas puras y duras no son aceptadas como colateral en ninguno de los bancos nacionales europeos, con lo que no habría una penalización expresa para España en este sentido. Sí advierten en cambio que el Banco de España es más estricto que otros bancos centrales en la probabilidad de porcentaje de impago, que se mantiene por ahora en el 0,4%. En el Banco de Portugal es en cambio del 1,5%. En Italia, el aumento de los colaterales anunciado permitirá garantías por otros 70.000 millones de euros.

Aumento de garantías

El BCE anunció ayer un aumento de las garantías que aceptará como colaterales en sus subastas de liquidez para la banca de Portugal, Irlanda, Francia, Italia, Austria, Chipre y España. Así, la banca española podrá presentar préstamos al corriente de pago, con probabilidad de impago igual o inferior al 0,4%, a empresas y sector público.