Negociación en Atenas

La incertidumbre sobre Grecia atrapa a las Bolsas en un laberinto

Grecia vuelve a tener en vilo a Europa. Las Bolsas dan por hecho que Grecia terminará haciendo un impago, pero la apuesta es que será ordenado y voluntario. Un resultado distinto reabriría la crisis de deuda soberana en un momento de gran debilidad económica en la UE. El Ibex terminó en 8.849,3 puntos, con un avance mínimo del 0,03%.

La consecución de un acuerdo entre el Gobierno griego y sus dos frentes abiertos: la troika de las instituciones multilaterales y los acreedores privados, parece inminente. Grecia necesita recibir del FMI, la UE y el BCE 130.000 millones. Ese dinero servirá para atender las obligaciones de la deuda pública, pero también para pagar nóminas, pensiones y servicios públicos. El problema es que la economía está fracturada y es incapaz de generar ingresos suficientes. El próximo 20 de marzo vencen 14.500 millones de euros en títulos de deuda. La aspiración de Atenas es que esos vencimientos entren dentro de un acuerdo marco que implicaría una reducción de al menos el 50% de la deuda vigente en manos de inversores privados, de los que unos 65.000 millones pertenecen a hedge funds y fondos de inversión. Esto supondría un alivio de la carga crediticia de 100.000 millones. Se podría sumar otro recorte por parte del BCE, que reduciría la carga en unos 11.000 millones adicionales. Ese punto será discutido hoy en la reunión mensual de la autoridad monetaria. El resto de la deuda vería rebajado sustancialmente los intereses y se especula que el tipo medio será del 3,6%. La moneda de cambio exigida por Francia y Alemania es un durísimo plan de ajuste que está encontrando una fuerte contestación social.

En resumen, un laberinto cuya intrincada complejidad ha sumido en un marasmo a los mercados. Al cierre de la sesión, las únicas noticias para el mercado eran que el primer ministro heleno, Lucas Papademos estaba reunido con el resto de líderes políticos y que era inminente el anuncio de un acuerdo, tanto con las autoridades públicas, como los acreedores privados. Esperanzador, pero nada concreto. Al final, el Ibex cerró con un alza mínima del 0,03% después de haber llegado a ganar casi un 1% durante buena parte del día. El Euro Stoxx cedió un 0,05%, al igual que el Cac de París; el Footsie de Londres se dejó un 0,24% y el Dax, un 0,08%.

También hubo poco pulso en Wall Street, donde el Dow Jones ganó un 0,04%; el S&P 500, un 0,22% y el Nasdaq, un 0,41%. Los retrocesos de Nueva York tienen un componente técnico: la economía americana da signos claros de recuperación y los índices se acercan a los máximos previos a la crisis de 2008.

Los expertos ponen en duda, en cualquier caso, que la resolución de la crisis de deuda griega se vaya a traducir en unas subidas extraordinarias en el mercado. "Es posible que haya una primera lectura al alza, pero el efecto euforia no lo veo por ninguna parte. Es una noticia que ya está descontada en el mercado y tras Grecia, llegará Portugal, que se encuentra en una situación muy complicada. El mercado va por modas", explica David Galán, director de renta variable de Bolsa General.

Reunión del Eurogrupo

Aunque en estos años de crisis ha habido días límite hasta la saciedad, hoy puede ser una jornada decisiva en Europa. Los ministros de Finanzas de la eurozona (Eurogrupo) se reúnen en Bruselas esta tarde con el asunto de Grecia como tema estrella. En Fráncfort, el BCE discutirá su participación en la quita de Grecia. Está previsto que el Parlamento griego ratifique el domingo el plan de ajuste y que el lunes se publique con detalle el acuerdo de quita. Este sería el escenario ideal, con un impago ordenado y voluntario en Grecia, que permitiría contener el efecto contagio.

Hay otros elementos que pueden animar a los mercados en las próximas sesiones. "La fortaleza de la economía estadounidense, la creciente expectativa de una nueva inyección de liquidez por parte de la Fed el banco central de Estados Unidos y la subasta de liquidez a tres años que el BCE llevará a cabo el 29 de febrero permiten prever un entorno positivo para el mercado", apunta Nicolás López, de M&G Valores. "Las Bolsas se definirán en marzo o abril, cuando se verá si hay una salida general de la crisis o una recaída", advierte el experto.

De momento, el próximo objetivo para que el Ibex cobre impulso, pues en lo que va de año tiene una brecha de más de 10 puntos sobre el Dax, es alcanzar la zona de resistencia de los 9.300 a 9.350 puntos. Esos niveles implican registrar una revalorización superior al 5%. Por ahora, son los bancos los valores que han dado vida al selectivo. Esta por ver que ese movimiento tenga continuidad.

¿Qué está pasando?. Las claves de la crisis

¿Cuál es la situación actual de la crisis griega?

El primer ministro, Lucas Papademos, se reunió ayer con los líderes de los partidos políticos griegos para que den su visto bueno al plan de contingencia propuesto por la troika, que agrupa a la UE, el BCE y el FMI. El acuerdo debe ser presentado este domingo próximo al Parlamento para ser ratificado. El Gobierno negocia desde hace semanas las condiciones en las que será desembolsado un paquete de ayuda de 130.000 millones de euros, necesario para evitar que el país incurra en un impago en su próximo vencimiento de deuda pública: 14.500 millones el 20 de marzo.

¿Qué es lo que impide llegar a un acuerdo?

Las dificultades estriban en el calado de las reformas que quiere imponer la troika, que exige un recorte presupuestario de 3.300 millones. Grecia solo está dispuesta a aceptar un recorte de 1.000 millones. Se reclama también un recorte del 25% en el salario mínimo, un 20% en las pensiones, liberalización de sectores cerrados, abolición de convenios colectivos y despido de al menos 15.000 funcionarios.

¿Cuál es la posición de los líderes europeos?

La canciller alemana, Angela Merkel, insta a los líderes griegos a que lleguen ya a un pacto con la troika, porque se "acaba el tiempo". Merkel y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, han propuesto la creación de una cuenta bloqueada a Grecia en la que se garantice el pago de intereses. La propuesta cuenta con el respaldo del presidente del Eurogrupo, Jean- Claude Juncker.

¿Qué ocurre con los acreedores privados?

Esta es una negociación paralela, pero condición necesaria para que la troika dé vía libre al segundo paquete de rescate de Grecia. El objetivo es que los acreedores privados acepten una quita (pérdidas) voluntaria de al menos el 50% de los bonos griegos que tienen, lo que liberaría al país de una carga de 100.000 millones de euros en deuda. De acuerdo con el diario The Wall Street Journal, el BCE estaría dispuesto a participar también en el canje. La previsión oficial es el acuerdo de quita se haga público el lunes. Se apuesta por un recorte del 50% y un tipo medio para los bonos restantes del 3,6%.

Lo más destacado del mercado

El euro, estable

La divisa europea permaneció ayer sobre los 1,32 dólares en espera de novedades sobre el segundo rescate a Grecia. Es un nivel, en cualquier caso, que corresponde al máximo anual. Una solución positiva para el país heleno impulsaría al euro a cotas más elevadas, en un síntoma de confianza del mercado hacia el sistema. Sin embargo, hay grandes gestoras que consideran que sería solo una reacción en el corto plazo. BlackRock ve al euro en 1,20 dólares para finales de este año. Hoy se reúne el Banco Central Europeo.

'Rally' en Estados Unidos

Fortaleza en las Bolsas estadounidenses. Después de terminar 2011 al alza frente a las pérdidas de Europa, el rally se ha extendido este año. El Dow Jones cotiza en los niveles más altos de mayo de 2008. Eso significa que ha superado la crisis de Lehman Brothers y que desde el mínimo de marzo de 2009 que alcanzaron la mayoría de los mercados internacionales ha recuperado el 95%; Europa ha subido una media del 39% en el mismo periodo. Mientras, el S&P cotiza en máximo anual y el Nasdaq en niveles de 2000.

Emergentes al poder

Las Bolsas estadounidenses han arrancado bien el año, y las europeas también, a pesar de las dificultades derivadas de la crisis de deuda. Sin embargo, los inversores están concentrando sus apuestas en los mercados emergentes. Los mejores fondos de renta variable son los de Turquía, India, Rusia y Brasil con rentabilidades que superan el 17%, según datos recogidos por Morningstar. Por categoría sectorial, destacan los fondos de empresas de pequeña capitalización, que en la zona euro ganan una media del 14%.

Interés por el petróleo

El precio del petróleo sigue cotizando por encima de los 115 dólares el barril de Brent. Los fondos cotizados sobre el crudo registraron en la última semana la mayor entrada de flujo en un año, de unos 13 millones de dólares, según datos recogidos por ETF Securities. Esta demanda obedece, según la firma, "a la búsqueda de protección de los inversores frente al creciente riesgo de suministro en Oriente Próximo". Los ETF sobre petróleo acumulan una rentabilidad cercana al 5% en el año y del 14% en los últimos 12 meses.

La banca europea gana un 18% en el año

El mercado ha dado un giro radical en sus preferencias. El sector bancario ha pasado de ser el repudiado al elegido. En el año, las entidades financieras agrupadas en el índice paneuropeo Stoxx 600 suben una media del 18,5%; en 2011 retrocedieron el 32,8%.

La rentabilidad que arrojan algunos bancos es espectacular. Por ejemplo, National Bank of Greece, Bank of Ireland y KBC han mejorado el precio de sus acciones más de un 70% en lo que va de ejercicio. En total, de los 49 miembros del índice sectorial solo hay pérdidas para cuatro entidades, entre las que está Bankia (-1,45%). El grupo, presidido por Rodrigo Rato, recibió el martes un recorte de calificación de su deuda por parte de Moody's hasta Baa3, solo un escalón por encima de bono basura.

Ayer la escalada fue llamativa en el caso de los bancos portugueses. Banco Espírito Santo y Banco Comercial Portugués sumaron el 13% y 5%, y en la semana acumulan revalorizaciones del 28% y 24%, respectivamente. Su comportamiento en Bolsa, al igual que el de otras entidades como BPI, sorprende después de que las tres mayores entidades del país hayan presentando pérdidas históricas en 2011, de más de 1.000 millones de euros. Los analistas consideran que las subidas obedecen en gran parte al cierre de posiciones cortas de los inversores. También se apunta a la expectación que ha generado el cambio en la dirección del Banco Comercial Português tras la salida del hasta ahora presidente Carlos Santos Ferreira. Será sustituido por Nuno Amado, que ha sido responsable de Santander Portugal.

En este ambiente de optimismo, la posición que han tomado los bancos españoles es algo más discreta. Los grandes, Santander y BBVA, cayeron en la última sesión el 0,34% y 0,47% y en 2012 avanzan el 11,11% y 8,10%. Sin embargo, la recién reforma financiera aprobada por el Gobierno está comenzando a calar de forma positiva en los inversores internacionales. Financial Times resaltaba ayer las medidas tomadas por el Ejecutivo de Rajoy. "Si Europa tiene que fijar el sistema bancario, Madrid ha mostrado el camino", rezaba el editorial del diario.

Ayer, Goldman Sachs subió los precios objetivos de Santander y BBVA a 8,75 y 10,25 euros, respectivamente. BBVA figura, además, en la lista de sus bancos europeos favoritos. Los principales riesgos que contemplan los analistas son la prolongada recesión en España o la ralentización del negocio en Latinoamérica.