Para cubrir los vencimientos de deuda y para pagar a proveedores

El Gobierno prestará hasta 15.000 millones a las comunidades

El Gobierno anunció el viernes que pondrá en marcha una nueva línea ICO para las comunidades autónomas que asciende a 10.000 millones de euros, ampliables a 15.000 millones. La medida, que ya adelantó CincoDías.com, servirá para cubrir los vencimientos de deuda y para pagar a proveedores.

Las comunidades que accedan a la línea ICO deberán presentar un plan de ajuste en el que se comprometan a cumplir el objetivo de estabilidad y deberán facilitar información sobre sus operaciones al Gobierno central. Es decir, esta nueva fuente de financiación estará vinculada a un incremento de la supervisión de las cuentas autonómicas por parte de Hacienda.

La línea se dividirá en dos tramos. El primero servirá para refinanciar deuda contraída antes del 1 de enero y que venza antes de junio de este año. Se aplicará un tipo de interés en torno al 7%. En un primer momento, Hacienda aseguró que esta línea ICO -que se acordó en el pasado Consejo de Política Fiscal y Financiera- no se destinaría a cubrir vencimientos. Ayer, Luis de Guindos anunció lo contrario.

El segundo tramo servirá para que las comunidades paguen su deuda con los proveedores. El tipo de interés será 0,75 décimas inferior al primer tramo. El Ejecutivo aclaró que solo se prestará dinero para abonar aquella deuda que se contabilizó a afectos de calcular el déficit. Es decir, que la línea ICO no servirá para pagar facturas escondidas en los cajones.

En el caso de que las comunidades no devolvieran el dinero prestado, el Gobierno advirtió que las comunidades perderán parte de las transferencias que reciben mensualmente del Estado central. Por otra parte, si el Gobierno de Mariano Rajoy observa incumplimiento en las comunidades, también podrá elevar en 0,25 décimas el tipo de interés de la línea ICO. Además, el Consejo de Ministros también autorizó a Madrid a realizar emisiones de deuda por importe 1.530 millones.

El déficit catalán supera en 1.400 millones el previsto

Los datos todavía provisionales que acaba de presentar la Generalitat reflejan que el déficit público en Cataluña ascendió en 2011 al 3,3% del PIB, cifra que equivale a 6.687 millones de euros. El Ejecutivo de Artur Mas había previsto que cerraría con unos números rojos en torno al 2,66%. Así, el desvío presupuestario alcanzó los 1.300 millones. El objetivo de estabilidad fijado por el Ministerio de Hacienda permitía, como máximo, un déficit del 1,3%. Respecto a esa cifra, que sirve de referencia para iniciar procesos sancionadores, la Generalitat la registrado 4.000 millones más de déficit que el previsto.