Unas 150 empresas controlan ya el 85% de la producción minera mundial

Más de 650.000 millones en fusiones mineras en una década

El sector minero ha sido uno de los más activos en cuanto a operaciones de fusión y adquisición en las últimas décadas. El impulso dado a la consolidación en la industria extractiva se ha traducido en más de 4.070 operaciones corporativas desde el año 2000 y hasta la primera mitad de 2011 (últimos datos disponibles), según los estudios sobre el sector que elabora periódicamente la consultora PwC.

En total, en estos diez años y medio, los movimientos de compra protagonizados por las mineras han movido 856.000 millones de dólares (651.150 millones de euros), con unas tasas de crecimiento anual acumulado del 21%. Ningún otro sector industrial ha alcanzado los volúmenes y tasas logrados en el negocio minero.

Las operaciones de mayor importancia en los últimos años han estado protagonizadas, sobre todo, por cinco grandes compañías: la angloaustraliana Río Tinto, la suiza Xstrata, la brasileña Vale, la estadounidense Freeport y la británica Angloamerican.

Desde el año 2000, cada una de estas compañías ha anunciado compras por más de 20.000 millones de dólares (15.260 millones de euros). De forma conjunta, las cinco grandes han contribuido casi al 25% del volumen total que ha movido el sector en adquisiciones y fusiones en la última década.

La progresiva concentración en el negocio ha llevado a que el 85% de la producción mundial de minería esté ya en manos de solo 150 empresas, siendo variable el nivel de fragmentación en función de cada materia prima.

Todo ello ha provocado que el universo de empresas de gran tamaño susceptibles de ser objeto de una opa se haya reducido de forma considerable.

De hecho, en 2010 no hubo ninguna operación que superara los 10.000 millones de dólares (7.630 millones de euros). La única excepción fue la oferta de 40.000 millones de dólares (30.515 millones de euros) que presentó BHP Billiton por la canadiense Potash y que, finalmente, no prosperó.

Una situación que contrasta con la del trienio 2006-2008, en la que se registraron numerosas transacciones que superaron la barrera de los 10.000 millones de dólares, como las uniones de Vale e Inco, por 20.000 millones de dólares (15.260 millones de euros), o Teck y Fording, por 12.000 millones de dólares (9.160 millones de euros).

En todo caso, la consolidación del sector seguirá adelante en los próximos años, ya que las empresas siguen buscando ampliar sus reservas de forma importante, elevar sus tasas de producción para atender una demanda al alza y mejorar el acceso a capital.