Pasará a contar con unos recursos de 15.000 millones

El Gobierno añade 6.000 millones a la potencia de fuego del FROB

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) pasará a contar con unos recursos de 15.000 millones desde los 9.000 millones actuales. Podrá ayudar a las entidades que no puedan cumplir las exigencias por sí mismas entregándoles bonos 'cocos'.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha asegurado que, a diferencia de lo ocurrido en otros países, en el caso español la reforma del sector financiero no tendrá impacto en el déficit público. Así, los saneamientos no supondrán coste alguno para el contribuyente, ya que esencialmente los asumirán las propias entidades con cargo a resultados o a capital.

No obstante, el Gobierno tiene un plan B para las entidades que no puedan asumir por sí mismas las nuevas exigencias. Así, elevará los recursos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) hasta los 15.000 millones desde los 9.000 actuales.

La medida obligará al Tesoro a emitir deuda, pero el ministro de Economía ha negado tajantemente que la reforma vaya a consumir recursos públicos. La capacidad de endeudamiento del FROB se mantendrá en 90.000 millones, con lo que los recursos totales del fondo pasarán de 99.000 a 105.000 millones.

La nueva fórmula para ayudar a la banca no serán ni participaciones preferentes, como en las primeras ayudas conocidas como FROB 1, ni capital puro y duro, como en el FROB 2. Es decir, serán una mezcla de ambas. Son los bonos cocos, deuda que se convierte automáticamente en acciones en caso de que la ratio de capital caiga por debajo de determinado porcentaje. Computan como capital de máxima categoría (Core Tier 1), según la última decisión de la Autoridad Bancaria Europea (ABE)

Aunque los eventuales rescates no dañarán el déficit público, De Guindos sí ha reconocido que aumentará en unas cuatro décimas el porcentaje de deuda española en circulación.