Reforma financiera

Los proyectos de fusión contarán con dos años de plazo y ayudas del FROB

Las entidades que se inicien procesos de fusión tendrán un plazo de dos años, en lugar de uno, para completar el saneamiento que va a exigir el gobierno al sistema financiero. Deberán presentar un plan de viabilidad al Banco de España antes del 30 de mayo y a cambio, podrán disponer de ayudas del FROB, que se materializará a través de la figura de los convertibles contingentes, denominados cocos.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante la rueda de prensa en la que ha anunciado los detalles de la reforma financiera
El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante la rueda de prensa en la que ha anunciado los detalles de la reforma financiera

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha hecho hincapié en el interés del Gobierno en incentivar la concentración del sistema financiero como primer punto de la reforma presentada para el sector. La banca española deberá sanear su balance en 50.000 millones de euros en un año de plazo pero para aquellas entidades que inicien procesos de fusión el plazo se ampliará a dos años. Estas entidades podrán además sanear contra patrimonio y en los casos en que sea necesario, podrán disponer de ayudas del FROB, entendidas no como inyecciones directas de capital sino como préstamos formalizados a través de la suscripción de convertibles contingentes, los denominados cocos, que computan a efectos de capital como recursos propios de primera categoría. El FROB contará para ello con recursos que se amplían de 9.000 a 15.000 millones de euros.

A cambio de estos incentivos, que se aplicarán a las entidades que iniciaran sus procesos de fusión a partir del pasado 1 de septiembre de 2011, con los que favorecer las fusiones y un saneamiento lo más rápido posible, el Gobierno también impondrá condiciones a las entidades que se unan. El balance deberá elevarse en al menos el 20% (o el 10% según los casos), con un proyecto de fusión integral, no de fusión fría a modo de SIP. Deberán además comprometerse con la concesión de crédito y con una política de retribuciones transparente.

Los proyectos de fusión deberán presentarse ante el Banco de España antes del 30 de mayo, a partir de lo que habrá un plazo para que la institución se pronuncie sobre la operación. Los órganos de gobierno de las respectivas entidades deberán dar su visto bueno por completo antes del próximo 30 de septiembre, de modo que la fusión quede culminada antes del 1 de enero de 2013.