TRIBUNA

La vía al sur de Europa

La ubicación geográfica de una empresa es un factor clave para su competitividad empresarial, junto a la eficiencia de los procesos organizativos. La privilegiada situación de la Comunidad de Madrid, equidistante a los puertos de entrada y consumo de mercancías tanto de España como de Portugal, sur de Francia y norte de África, han reforzado en los últimos años su posicionamiento como puerta de entrada al sur de Europa. Las comunicaciones de esta región, con una de las mejores redes viarias de Europa, permiten optimizar el coste de transporte y ofrecer un servicio de entrega de 24 horas en la cadena de suministro, lo que permite reducir el stock y aumentar la competitividad de las empresas.

Estas ventajas se ampliarán próximamente con dos nuevas infraestructuras. Madrid contará en breve con su segunda plataforma intermodal ferroviaria de mercancías en conexión directa con los principales puertos de España. Además, Aena e Iberia han firmado recientemente un acuerdo para la construcción en el aeropuerto de Barajas de una nueva terminal de carga, que entrará en funcionamiento en 2015, y que permitirá triplicar el flujo de mercancías proveniente de Latinoamérica. De esta forma, el aeropuerto madrileño no solo será el segundo de Europa por su capacidad, sino que es ya el principal hub de pasajeros y mercancías con Latinoamérica, al concentrar el 28% de los vuelos entre los dos continentes.

Existe, además, una segunda ventaja competitiva, la cercanía a las grandes plataformas de distribución de los operadores logísticos, que explica que el 60% de los que operan en España estén ubicados en Madrid. Esto ha atraído el interés de inversores y multinacionales. Abbott Laboratories, Avon, Nivea, Canon, Decathlon, Kia Motors, Huawei, Hyundai, Good Year, McDonald's, Toys R Us o Yingli Solar han escogido a la Comunidad de Madrid para ubicar su centro de distribución regional y/o internacional. En los últimos años existe la tendencia creciente entre las grandes empresas y multinacionales de consolidar sus almacenes en uno único central, lo que permite ahorrar costes y mejorar el nivel de servicio. La caída de la demanda obliga a las empresas a realizar pedidos de menor tamaño pero con mayor frecuencia. La localización y las infraestructuras logísticas de Madrid, con una gama de nuevos parques logísticos de alta calidad y suelos bien localizados, cuyos costes de alquiler y compra han experimentado una caída de entre el 20% y el 40%, permiten que estas empresas puedan ser más rápidas en los tiempos de entrega, y explican ese interés inversor por situarse en la Comunidad de Madrid.

Jesús Sainz. Presidente de PromoMadrid