Pugna en el PSOE

Rubalcaba y Chacón solapan sus discursos económicos

Los precandidatos apuestan por elevar la presión fiscal y solo les separan matices, como la idea de Chacón de una escala para las rentas del capital.

Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón someten este fin de semana en Sevilla sus respectivos planes para reconstruir el PSOE al escrutinio de los 956 delegados con voto en el 38 Congreso Federal. El cónclave elige a un nuevo secretario general, que tendrá la responsabilidad de liderar una alternativa económica al Gobierno del PP justo cuando España está, si no técnicamente, de facto en recesión.

Los programas económicos de Rubalcaba y Chacón comparten la apuesta por una salida "social" a la crisis, con un incremento de la presión fiscal para las rentas altas, aunque con matices, la primacía de la política sobre los mercados y un paquete de estímulos económicos porque ambos piensan que solo con ajuste de gasto no es suficiente. A ambos les separan solo diferencias de matices o haber sido más concretos en alguna de sus propuestas.

Rubalcaba hace suyas, como es lógico, las propuestas del programa electoral del PSOE para el 20-N. Plantea una revisión profunda del sistema fiscal, que incluya la creación de un impuesto a las grandes fortunas, sucesor del actual sobre el patrimonio. Rubalcaba defiende también una revisión del actual impuesto sobre sociedades. La ponencia marco del congreso incide en la revisión de este impuesto, ya que el tipo impositivo en España está en el 30%, pero el efectivo se sitúa en el 16,7%. El PSOE calcula que solo por las deducciones por gastos financieros las empresas se han ahorrado 40.000 millones en los últimos cuatro años. Rubalcaba apuesta también por instaurar una tasa a las transacciones financieras internacionales y un impuesto a los bancos.

Chacón promueve "una reforma integral del sistema fiscal". Su propuesta más atrevida es crear una escala de tipos impositivos progresiva, como la del IRPF, para las rentas de capital, que ahora tributan al 21%. Coincide con Rubalcaba en la necesidad de crear un impuesto para los patrimonios "significativos" y es partidaria de "redefinir con un adecuado diseño social el impuesto sobre sucesiones". La precandidata defiende también homogeneizar la fiscalidad de la UE para evitar dumping.

Sobre la reforma del sistema financiero, Chacón ve indispensable que sea "adecuadamente regulado" para evitar abusos como las cláusulas tipo y las comisiones injustificadas y que las ayudas públicas al sector se vinculen "a objetivos de crédito otorgado". En esta materia, Rubalcaba es partidario de sanciones a los gestores de entidades que incurran en malas prácticas y de aprovechar la presencia del Estado en varias entidades para reabrir la financiación a los emprendedores. Estas dos propuestas iban en el programa electoral del PSOE.

Tanto Rubalcaba como Chacón coinciden en que es necesaria una regulación financiera más estricta y mejorar la supervisión, así como la necesidad de promover que los bancos ofrezcan hipotecas con responsabilidad limitada (dación en pago).

Los dos precandidatos consideran que la reforma laboral, y más si no es pactada, no es la panacea contra el desempleo. Chacón rechaza el contrato único y apuesta por fortalecer la negociación entre empresarios y sindicatos que otorgue mayor flexibilidad a las empresas ante "las nuevas realidades". La precandidata es partidaria de potenciar los convenios sectoriales y aplicar la moderación salarial solo si hay compromiso de los empresarios de reinvertir beneficios en la contratación.

Rubalcaba viene defendiendo que no es necesaria una nueva reforma laboral y menos si no es pactada con los agentes sociales. En la campaña del 20-N, apostó por aprobar planes específicos de empleo para cada sector, fomentar la contratación a tiempo parcial y eximir a las empresas de menos de 50 trabajadores de las cotizaciones sociales por nuevos contratos durante un año.

Alfredo Pérez Rubalcaba. Propuestas

1 Implantación de un impuesto para las entidades financieras y otro tributo a las transacciones financieras a nivel europeo. 2. Establecimiento de sanciones para los gestores de bancos que incurran en malas prácticas. Plantea también aprovechar la presencia del Estado en el capital de algunas entidades para reabrir el crédito a los emprendedores.

3. Aprobación de planes específicos de empleo tanto para sectores maduros como emergentes y de bonificaciones temporales en las cotizaciones sociales para las empresas que contraten trabajadores.

4. Prohibición de que las facturas por encima de 3.000 euros se paguen en efectivo, como herramienta para luchar contra el fraude fiscal y la economía sumergida.

5. Regulación de los mercados financieros con el objetivo de que la economía esté al servicio de los intereses de los ciudadanos y no al revés.

Carme Chacón. Propuestas

1. Establecimiento de una escala progresiva de tributación, como la del IRPF, para las rentas del capital.

2. Vinculación de las ayudas públicas al sector financiero al cumplimiento de unos objetivos de concesión de préstamos a la economía productiva.

3. Exclusión de la reforma laboral de las medidas económicas prioritarias porque no genera empleo a corto plazo.

4. Potenciación de los convenios sectoriales para proteger a los trabajadores.

5. Recuperación de la renta básica de emancipación para nuevos beneficiarios, que el PP ha cerrado, y establecimiento de parques públicos de viviendas.

Unidos ante la respuesta "parcial" de la UE a la crisis

La ponencia marco del 38 Congreso Federal califica de "parcial e insuficiente" la respuesta de la UE ante la crisis del euro y de deuda soberana que azota al continente. Se considera parcial porque "concentra todo el peso de las reformas en la imposición sin matices de un mandato de austeridad" a todos los países. Y es insuficiente porque "se llama unión fiscal a lo que en realidad solo es disciplina presupuestaria". El documento del PSOE sostiene que esta respuesta ha sido impuesta por la derecha europea, que controla el timón de la UE.

Tanto Rubalcaba como Chacón defienden una revisión del calendario de cumplimiento de los objetivos de déficit y un papel más activo para el Banco Central Europeo para que este puede aportar estabilidad al euro mediante la compra masiva de deuda soberana.

Rubalcaba defendió en el cara a cara con Mariano Rajoy en la campaña electoral que el Banco Europeo de Inversiones debía abordar un plan de inversiones en infraestructuras para generar empleo en países como España. Chacón apela a que aumente su capacidad para financiar nuevas inversiones que generen empleo.

Las claves

Delegados. Un total de 956 delegados de todas las federaciones socialistas tienen voto en el 38 Congreso Federal que se desarrolla este fin de semana en Sevilla.

Ejecutiva. Además de secretario general, se elige una ejecutiva y un nuevo comité federal. Se renuevan todos los órganos internos del partido.

Pérdida de ingresos. El nuevo secretario general tendrá entre sus retos el de gestionar un partido abocado a un drástico recorte de gastos, impuesto por la pérdida de representatividad. La deuda del PSOE asciende a 22,6 millones, según Efe.