Era clave para el futuro del caza europeo

Eurofighter pierde el macrocontrato de India

India se ha decantado por el avión de combate Rafale frente al paneuropeo Eurofighter a la hora de adjudicar un contrato de 7.885 millones de euros. Esta decisíón pone en riesgo el futuro del caza europeo.

Revés para los planes del consorcio Eurofighter (formado por EADS, la británica BAE y la italiana Alenia). Los socios se han quedado sin un contrato clave para garantizar la continuidad del avión de combate europeo: el adjudicado por India para la compra de 126 cazas, valorado en 10.400 millones de dólares (7.885 millones de euros).

Según ha hecho público el Gobierno indio, el ganador de la puja ha sido el grupo galo Dassault con el caza Rafale, impulsado por el Ejecutivo francés. Una victoria sin precedentes para la industria aeronáutica gala y que, según las fuentes conocedoras del proceso, ha sido posible gracias a que su oferta ha sido sensiblemente inferior en precio a la de Eurofighter.

El caza francés era el que veían con mejores ojos los altos mandos de la Fuerza Aérea india. Además, según la propuesta presentada por Thales, cada aparato salía unos 5 millones de dólares (3,8 millones de euros) más barato que el avión rival. El coste de un Eurofighter ronda los 100 millones de euros.

AIRBUS GROUP 74,40 -2,36%
DASSAULT SYSTEMES 80,70 -1,79%

El acuerdo todavía tiene que ser ratificado formalmente y firmado por ambas partes, lo que no es probable que ocurra antes de medio año.

Contrato estratégico

Máximos responsables de EADS (el grupo clave en el desarrollo del Eurofighter) venían advirtiendo en los últimos días que el contrato con India era estratégico para asegurar que se pudieran lanzar las versiones más desarrolladas del avión. Los recortes en los presupuestos de Defensa de los países europeos impulsores del proyecto (entre ellos España) hacen que el futuro de la aeronave pase por la exportación.

De momento, el caza sólo se ha colocado fuera de los países socios en las fuerzas aéreas de Austria y de Arabia Saudí. El otro gran contrato que puede ser definitivo para el proyecto es el abierto por Corea del Sur, valorado en unos 5.640 millones de euros. En este caso, la oferta (que se tendrá que presentar a mediados de junio) están siendo preparada desde el equipo de EADS en España.

El consorcio estimaba que el contrato con India podría generar 20.000 puestos de trabajo en Europa. En la actualidad, el programa da empleo (directo e indirecto) a unas 100.000 personas en el continente, aunque las que se dedican exclusivamente y a tiempo completo al avión son muchas menos.

En España, el caza genera unos 22.000 puestos de trabajo, entre empleos directos en EADS, el fabricante de motores ITP y las empresas suministradoras, así como en trabajo inducido (15.000 empleos).