Spanair

La plantilla se moviliza contra el cierre y dice que "el desastre se podía haber evitado"

Los pilotos de Spanair habrían trabajado "sin problemas" unos días más para garantizar el cierre ordenado de la compañía. Con esta afirmación el portavoz del sindicato Sepla en la aerolínea Alberto Martínez de Marañón desmintió ayer al máximo responsable de Spanair, que alegó motivos de "seguridad" para justificar que la empresa dejara de volar repentinamente el viernes por la noche. La plantilla anunció movilizaciones contra el cierre.

Ferran Soriano, presidente de la aerolínea, manifestó el sábado que era un "riesgo" que los pilotos trabajaran entre "tantos rumores" de cese. En tierra quedaron en un solo fin de semana 23.000 viajeros. El portavoz del sindicato Sepla matizó que, aunque la compañía estaba sentenciada por asfixia financiera, los empleados "no tenían ningún problema en continuar la operación los días que hicieran falta". "Aunque la situación no era la óptima por estrés", añadió Martínez de Marañón; "tenemos preparación suficiente para haber alargado unos días la actividad y haber evitado el desastre".

El cierre de Spanair deja a miles de trabajadores sin empleo. Muchos de ellos se movilizaron ayer para cobrar sus nóminas y pedir información a los responsables de Spanair. Lo hicieron en los aeropuertos de El Prat (Barcelona), Barajas (Madrid), Palma de Mallorca, Las Palmas... En Bilbao, unos 70 trabajadores se encerraron "indefinidamente" en las instalaciones del aeropuerto hasta que las instituciones "tomen cartas en el asunto antes de que se presente el concurso de acreedores", informaron a través de un comunicado los sindicatos. Los empleados critican que en "muchos" casos están obligados a seguir trabajando de cara al público "para solucionar los problemas de los pasajeros a sabiendas de que no van a cobrar por ello".