Easyjet opta por la prudencia porque dice que hay exceso de oferta

Ryanair reclama una bajada de tasas, pero no desvela sus planes

Javier Gándara, el director general para España de Easyjet, explicó que su empresa ha reaccionado al cierre de Spanair adelantando a ayer el vuelo entre Madrid y Bilbao que tenía previsto iniciar el 19 de febrero.

La empresa de bajo coste inglesa, situada entre los tres primeros transportistas con más pasaje en El Prat, ha decidido meditar con tranquilidad cuál será su estrategia en la nueva situación. "No se trata de aumentar capacidad porque ha desaparecido un competidor", afirmó Gándara, ya que "desde hace mucho tiempo en el mercado español estamos padeciendo un grave exceso de capacidad y nosotros aspiramos a un desarrollo rentable".

La opinión de Gándara coincide con un informe conocido ayer del banco de negocios Nomura, en el que se afirma que el cierre de Spanair "servirá para aliviar un poco la presión que existe sobre el mercado español, que es uno de los más competitivos de Europa y que sufre un exceso de capacidad".

Aunque el resto de operadores cubrirá parte del hueco dejado por Spanair, los analistas de Nomura creen que el cierre servirá para reducir la capacidad del sector español.

En el informe del banco de negocios se asegura que los vuelos de Easyjet y los de Spanair se solapaban solo en el 1%, mientras que los de la aerolínea catalana coincidían con los de Ryanair en un 4%.

Ryanair

El vicepresidente de Ryanair, Michael Cawley, reaccionó ayer al cierre de Spanair reclamando al propietario de los aeropuertos españoles, Aena, una rebaja de las tasas aeroportuarias, ya que considera que los "altos precios" que pagan las aerolíneas en España son una de las causas que provocan las quiebras.

Cawley dijo que se va a reunir, tanto con representantes de Aena como del Gobierno catalán para analizar la situación creada por el cese de operaciones de Spanair. Además, ha dado por supuesto que se anunciarán "nuevas rutas la próxima semana".

IAG gana con la reducción de los competidores

El cierre de Spanair tendrá efectos beneficiosos para todo el sector, pero especialmente para el grupo IAG, formado por Iberia y British Airlines, según el análisis de Nomura antes citado. Sus analistas apuntan que la decisión forzada de la aerolínea catalana de poner fin a sus operaciones, "sin ser una gran sorpresa, sí supone un acontecimiento positivo para el resto de operadores". Spanair representaba solo el 1% de los vuelos mundiales, aunque en el mercado interior español tenía una cuota del 14% y representaba el 7% de los vuelos entre España y el resto de Europa. La mayor competencia la ejercía con Vueling, con la que se solapaba en el 47%. Con IAG-Iberia, se solapaba en el 12% de las operaciones.