Implantará tasas en la segunda instancia ante el "abuso" de los recursos

Gallardón plantea una reforma judicial de calado con un presupuesto exiguo

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, planea un paquete de reformas de calado en el sistema judicial en un momento en que su departamento cuenta con un presupuesto exiguo de 1.632 millones de euros. Implantará tasas para recurrir en segunda instancia, cambiará el sistema de elección de los miembros del CGPJ y revisará la planta judicial y los criterios de ascenso de jueces.

Gallardón plantea una reforma judicial de calado con un presupuesto exiguo
Gallardón plantea una reforma judicial de calado con un presupuesto exiguo

Ruiz-Gallardón mostró ayer las cartas boca arriba en su primera comparecencia en el Congreso para anunciar sus planes al frente de Justicia. El ministro planea en esta legislatura aprobar seis nuevas leyes, que son las del Poder Judicial, Planta Judicial, Enjuiciamiento Criminal, Jurisdicción Voluntaria, Mediación y un nuevo Código Mercantil. Y también quiere reformar el aborto, establecer una pena de prisión permanente y regular la multirreincidencia en los delitos. "Podemos ser un fabuloso instrumento para la recuperación económica", alegó Ruiz-Gallardón.

El ministro está dispuesto a acabar con la imagen de politización de la justicia, por lo que el Gobierno modificará el sistema de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Doce de sus 20 vocales pasarán a ser designados por los propios jueces y los otros ocho se elegirán en el Congreso, pero no por el sistema de cuotas entre partidos sino "por consenso" de los grupos. Justicia quiere delimitar más claramente también las funciones del pleno y las comisiones. El Tribunal Constitucional también será reformado, recuperando el recurso previo para los estatutos de autonomía.

CiU y PNV criticaron el cambio en el sistema de elección de los vocales porque consideran que el Gobierno dará así preponderancia a la voluntad de los jueces sobre la soberanía popular.

Los ingresos por las nuevas tasas irán a Justicia y no a Hacienda

Ruiz-Gallardón aseguró ayer que "un mal funcionamiento de la justicia tiene siempre consecuencias económicas", por lo que su departamento se aplicará en planificar "bien las inversiones" para garantizar la tutela judicial efectiva y hacer de la justicia una palanca de competitividad. Hay "una ingente cantidad de recursos" pendientes, por lo que apostó por cambiar la organización de jueces y tribunales, "que no es la más adecuada". El sistema actual adolece de "carencias de gestión, elevada litigiosidad y agotamiento del modelo".

¿Qué hacer para desatascar los tribunales de justicia? El ministro anunció que establecerá tasas judiciales para las partes que recurran un fallo en segunda instancia y, también trascendente, los ingresos se destinarán a modernizar la justicia y no a engrosar las arcas de Hacienda. Así sucede ahora con los depósitos obligatorios al inicio de determinados procedimientos vigentes ahora.

En España ingresan en los tribunales cada año 9,3 millones de asuntos y la tasa de pendencia (casos sin resolver) supera los 3,6 millones. El ministro volvió a la comparación con Francia, donde hay 60 millones de habitantes y solo 5 millones de asuntos nuevos anuales.

"La solución no puede ser destinar más recursos materiales a su resolución ni incrementar el número de jueces, que lo intentaremos", explicó. Además de las tasas, el ministerio quiere apostar por la mediación, derivar asuntos a notarios y registradores y dar prioridad en los juzgado a los asuntos de mayor trascendencia. "Hay un abuso de acceso a los juzgados, sobre todo en segunda instancia", sentenció el ministro de Justicia.

Ruiz-Gallardón se ha marcado unos objetivos muy ambiciosos para su mandato. El presupuesto de su departamento se ha reducido en 48 millones de euros tras el acuerdo de no disponibilidad de 8.900 millones para 2012. El ministro se congratuló de que le hubiera correspondido una parte proporcional muy pequeña en el primer ajuste de las cuentas, pero podría sufrir un segundo recorte cuando se aprueben los Presupuestos del Estado el próximo mes de marzo.

"Litigiosidad ficticia" en el turno de oficio

A Ruiz-Gallardón ya le han llegado varios mensajes de las comunidades con competencias en justicia para que ponga coto al gasto en justicia gratuita. Las regiones y el propio ministerio han visto cómo el presupuesto del turno de oficio se ha disparado por la mayor litigiosidad.

El ministro dijo ayer que el sistema precisa de "correcciones para evitar abusos" porque hay "litigiosidad ficticia". Se incrementarán los controles sobre el nivel de renta de los usuarios del turno de oficio para asegurar que le asiste este derecho y se requerirá su manifestación expresa de seguir litigando para evitar que sea decisión del abogado.

Hacia una plataforma tecnológica común

La cesión de competencias en justicia a algunas comunidades ha hecho proliferar las plataformas tecnológicas en el sistema judicial hasta las ocho actualmente. Presentan graves problemas de interoperabilidad, por lo que el Gobierno creará una agencia que ponga en la misma red todos los procedimientos judiciales de los tribunales. "Invitaremos al CGPJ y a las comunidades con competencias para coordinar la interoperabilidad procesal de los sistemas", expresó el ministro. Este objetivo fue citado por el propio Mariano Rajoy en su debate de investidura. Jueces y fiscales se quejan de haya ocho sistemas estancos.

Criterios objetivos en el ascenso de jueces

El ministro de Justicia quiere acabar con los criterios "políticos" y discrecionales para la promoción de los jueces y magistrados para convertir la judicial en una "carrera de excelencia". El horizonte es orientarla "al objetivo de profesionalidad, responsabilidad e independencia", según Ruiz-Gallardón. Para ello, se propone incrementar "los elementos reglados de promoción" y dejar a un lado la discrecionalidad en la toma de decisiones y, por supuesto, los criterios políticos.

El ministro quiere que a corto plazo la justicia empiece a lanzar "un mensaje regenerador" se habrá cumplido el mandato constitucional.

Más cambios

Nueva oficina judicial. Está implantada en Ciudad Real, Mérida, León, Cuenca, Cáceres, Burgos y Murcia. Ruiz-Gallardón dijo ayer que la nueva organización de los juzgados no ha respondido al "espíritu del legislador" ni ha ido acompañada de inversión tecnológica.

Tribunales de instancia. La creación de estos órganos la impulsó el PSOE y el PP la retomará. Son juzgados con varios jueces titulares a la vez.

Agosto. El ministro pretende llegar a un acuerdo para que agosto sea hábil procesalmente.

Papel del fiscal. Gallardón no dejó claro que el fiscal vaya a asumir la instrucción penal.