Zoellick acusa a Europa de haber "comprado tiempo" sin afrontar los problemas

El Banco Mundial pide a Alemania que cree eurobonos "para salvar a la zona euro"

Las instituciones internacionales siguen rebelándose contra la estrategia oficial de salida de la crisis impulsada por Alemania, centrada en los ajustes. El Banco Mundial reclama ya a Angela Merkel que cree eurobonos para proteger políticamente las reformas de los nuevos gobiernos de España o Italia.

Los organismos internacionales nacidos hace más de 70 años de Bretton Woods empiezan a levantar la voz frente a la estrategia alemana para dejar atrás la crisis de la zona euro. Ayer, el Fondo Monetario Internacional advirtió de que la apuesta única por el ajuste acabará siendo contraproducente para estabilizar las cuentas públicas, y reclamó por ello una relajación de los objetivos de déficit marcados en los programas de estabilidad.

Pocas horas más tarde le tocó el turno a su entidad gemela, el Banco Mundial. Su presidente, el estadounidense Robert Zoellick, publicó un artículo en la edición digital de Financial Times en el que propone a Alemania un guión para dejar atrás la crisis soberana y critica abiertamente su gestión política en los últimos dos años: "Europa se ha tambaleado de una solución parcial hacia otra, comprando tiempo sin resolver los problemas interconectados de la deuda soberana, la banca y la competitividad".

Zoellick afirma que el reciente apoyo del BCE y los nuevos gobiernos de Italia y España, que "promueven la disciplina fiscal y las reformas estructurales" han mejorado levemente la situación, pero esta sigue lejos de solucionarse. "España, Italia y otros encontrarán muy difícil seguir por esa vía sin crecimiento", porque perderán apoyo político.

Por eso, el presidente del Banco Mundial pide al Gobierno de Angela Merkel que dé un paso al frente y adopte la postura del primer secretario del Tesoro de Estados Unidos, Alexander Hamilton, que ocupó la cartera hace más de dos siglos. Hamilton asumió las guerras de endeudamiento entre los Estados de EE UU, "pero lo hizo por una sola vez". A partir de entonces, el endeudamiento estatal se vio sujeto a la disciplina de los mercados, de modo que en adelante podrían quebrar (y alguno de ellos, de hecho, lo hizo).

Zoellick aborda una aproximación a la realizada por el FMI, que pedía relajar los objetivos de déficit en la parte relacionada por el bajo crecimiento, y no en el desfase de años anteriores. Así, reclama a Alemania que, "como incentivo al mantenimiento de las reformas" que abordan Italia y España, Alemania proponga la creación de un eurobono que financie parte de las deudas pasadas de los países en dificultades "siempre que las palabras [de los Gobiernos] acompañen a los hechos". Un paso adelante para lo que, según el Banco Mundial, sería la solución definitiva de la crisis.