En la Comunidad de Madrid

Los sindicatos estiman que 1.500 médicos eventuales pueden ir a la calle

Los sindicatos médicos han advertido que la medida de ampliación de horario del funcionariado de Madrid podrán originar 1.500 despidos.

Los médicos de Madrid empiezan a ver las orejas al lobo de algunas medidas aprobadas por el Gobierno de Esperanza Aguirre. La Ley Regional de Acompañamiento de Medidas Fiscales de 2012, que estipuló el aumento de dos horas y media en la jornada laboral de todos los funcionarios, podrá derivar en el despido de 1.500 facultativos que actualmente tienen contratos eventuales, según ha estimado hoy la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS).

La cuenta es sencilla. Al asumir las suplencias y bajas los profesionales con plaza fija por el aumento de horas, los que tienen un contrato temporal podrían no renovar. "Esto llegaría a suponer un recorte en la plantilla médica de la capital de entre el 10% y 12%", según ha declarado Julián Ezquerra, Secretario General de AMYTS.

Los sindicatos se quejan, además, de que los médicos no pueden realizar ya más horas de las que hacen y apelan al Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández Lasquetty, para que se replantee la situación. "El personal facultativo desarrolla, desde hace años, jornadas superiores a las 48 horas semanales, entre 50 y 60 horas en el caso de los residentes (MIR), y por eso, consideramos que se trata de una medida que deberían volver a pensar", explica el secretario general de AMYTS que junto con Miguel García Alarilla, presidente del Colegio de Médicos de Madrid, han convocado una rueda de prensa.

De producirse, los médicos auguran la masificación de las consultas y la pérdida de calidad de la sanidad pública madrileña. Las consultas, que actualmente deberían contar con 38 o 39 pacientes por día, y donde actualmente se atienden a 50 ó 60 personas, podrían elevarse fácilmente a 80 enfermos al día. "Además, los médicos necesitan reciclarse, estudiar, asistir a comisiones de trabajo, formarse", explica García Alarilla.

Respecto a la nueva normativa madrileña de bajas médicas, los facultativos aseguran que tienen la menor tasa de bajas de todos los profesionales y piden que se persiga el fraude con inspectores, pero que no se imponga porque "los médicos pueden dejar de percibir 900 euros por tres días de baja, lo que provocará que asistan a su puesto con una gripe, con el peligro de contagio a pacientes y resto de personal".

Mesa del conocimiento

Los médicos madrileños están dispuestos, no obstante, a dialogar. Mañana asistirán a la mesa sectorial con el consejero de Sanidad, pero reivindican un lugar donde puedan hablar calmadamente con la Administración Pública. "Demandamos un diálogo fuera de la mesa sectorial, que podría calificarse de Mesa del Conocimiento o la Profesión", según ha declarado García Alarilla.