Muy confidencial

El futuro de los laboratorios de ideas del PSOE, en el aire

El nefasto resultado electoral cosechado por el PSOE el pasado 20-N tiene en vilo a miles de trabajadores del partido y sus organizaciones aledañas. Tal es el caso de las fundaciones Ideas y Alternativas, los dos grandes think tank socialistas. En la sede del partido numerosos trabajadores son conscientes de que su empleo depende del resultado del Congreso que se celebra los próximos 3, 4 y 5 de febrero, ya que la futura ejecutiva tendrá que comenzar a funcionar con un presupuesto entre un 35% y un 50% inferior al actual.

Muchos contratos laborales vinculados a la campaña electoral ya han sido extinguidos, pero el mayor ajuste está todavía por llegar. Y en el caso de las fundaciones la situación no es más halagüeña. Estas instituciones sobreviven gracias a las subvenciones públicas y las aportaciones de las empresas privadas, cuyo montante se ha reducido drásticamente con la crisis. Son malos tiempos incluso para el desarrollo de debates ideológicos. Los expedientes de regulación de empleo (ERE) de trabajadores del PSOE y otras asociaciones afines son cuestión de semanas.