Comercio exterior

La depreciación del euro eleva las ventas de España a los emergentes

La crisis en la zona euro no está dañando tanto al sector exterior como estaba previsto gracias a los países emergentes. Las exportaciones españolas han crecido un 16,3% hasta noviembre, lo que ha permitido que el déficit comercial siga reduciéndose. En los 11 primeros meses de 2011 se situó en 41.789 millones de euros, un 10,9% menos que en el mismo periodo de 2010. Todo ello pese al encarecimiento del barril de crudo, que ha llevado al déficit por compras de petróleo (26.028 millones) a representar el 62% del total.

Esta mejoría de las exportaciones se ha logrado por el abaratamiento del euro (se depreció un 15% frente al dólar en el segundo semestre de 2011), lo que ha impulsado un progresivo traslado de ventas a los emergentes. A ello también ha colaborado el frenazo de los grandes compradores de España (Francia, Alemania, Portugal, Italia y Reino Unido, por este orden). De hecho, las exportaciones a la zona euro han crecido un 10,9%, mientras que las dirigidas fuera de esa región han subido un 23%.

Especialmente significativo ha sido el incremento registrado en las exportaciones hacia naciones como Rusia (28,1%), Turquía (20,9%), Brasil (22,7%) o China (29,3%). De este modo, las ventas a la zona euro ya solo suponen el 53,1% del total, el nivel más bajo de los últimos siete años. Tan solo en el último ejercicio ese porcentaje se ha recortado en 2,5 puntos. En el otro lado, las destinadas fuera de la zona euro están en máximos, con una cuota del 46,9%. El mayor porcentaje lo tiene EE UU (3,7%), seguida por Turquía (2,1%), Marruecos y Suiza (1,9%) y Polonia y China (1,6%).

Base exportadora

El secretario de Estado de Comercio Exterior, Jaime García Legaz, fijó el viernes como principales retos del sector exterior el aumento de la base exportadora y la mayor participación de los sectores de alta tecnología de bienes y servicios exportados.