Adquiridos a la Fed de Nueva York

Credit Suisse adquiere 7.000 millones de dólares en activos de AIG

El banco de la Reserva Federal (Fed) de Nueva York ha vendido al banco suizo Credit Suisse más de 7.000 millones de dólares en activos que adquirió tras el rescate de la aseguradora American International Group (AIG) durante la crisis de 2008.

Según un comunicado que se puede ver hoy en la página web de la institución en la Gran Manzana, el banco se ha deshecho de activos por valor de 7.014 millones de dólares del fondo Maiden Lane II, que fue creado por la Reserva Federal para aliviar la presión que vivía entonces AIG y que la llevó al borde de la bancarrota.

"Estoy satisfecho con las sólidas ofertas recibidas y el nivel de interés del mercado en estos activos", dijo el presidente del banco de la Reserva Federal en Nueva York, William Dudley, sobre la venta de parte de los activos de un fondo que llegó a superar los 30.000 millones de dólares, que incluían los conflictivos bonos respaldados por hipotecas.

La institución detalló que el banco de inversión Goldman Sachs ofreció comprar parte de los activos del fondo este mes, tras lo cual decidió llevar a cabo una subasta en la que participaron también el británico Barclays Capital, la unidad de Bank of America Merrill Lynch y el suizo Credit Suisse.

Finalmente ese último fue el que se hizo con los activos, y aunque el banco de la Reserva Federal de Nueva York no informó de los términos de la venta, aseguró que "la transacción reduce sustancialmente el fondo Maiden Lane II a un precio atractivo".

La institución detalló que venderá el resto de los activos de Maiden Lane II "conforme las condiciones del mercado garanticen procesos de venta competitivos, teniendo el cuidado adecuado para evitar los trastornos del mercado".

En septiembre de 2008, el Gobierno estadounidense inyectó casi 180.000 millones de dólares en AIG para evitar su quiebra, a la que se veía abocado por su alta exposición a las denominadas "hipotecas basura".

Desde entonces, AIG ha ido devolviendo parte de los fondos recibidos, y el Departamento del Tesoro afirmó en agosto pasado que su inversión restante en la aseguradora ascendía a 51.000 millones de dólares.