A cuatro años

Iberdrola coloca 400 millones en bonos

Iberdrola ha cerrado una colocación pública de bonos en el Euromercado por 400 millones de euros a un plazo de cuatro años.

Con esta operación, la compañía continúa manteniendo su presencia en los mercados de deuda privada y beneficiándose tanto de la fuerte presencia internacional del grupo como de la mejora del entorno, tras la extrema volatilidad de filiales de 2011.

La emisión supone una ampliación de la colocación de deuda realizada por la compañía en octubre por 600 millones de euros, con lo que queda consolidada una única serie por importe total de 1.000 millones de euros.

Los bonos se han colocado entre 144 inversores de más de 15 países y han recibido una fuerte demanda, equivalente a 1.300 millones de euros, esto es, más de tres veces la oferta.

IBERDROLA 6,63 -0,99%

El coste de emisión se ha situado en el 4,4%, 43 puntos básicos menos que en la operación de octubre. El cupón, al igual que en la operación anterior, se ha fijado en el 4,75%.

La prima de emisión pagada, de diez puntos básicos, es además la menor registrada en las transacciones realizadas por corporaciones europeas en lo que va de 2012. Las entidades directoras han sido Bayer, Deutsche Bank, JP Morgan y Santander.

El 67% de los inversores que han acudido a esta colocación proviene del entorno internacional. Francia es el país de origen en el que se ha producido más demanda, con un 34%, seguida del 12% de Alemania y Austria, y del 11% de Reino Unido e Irlanda.

Los inversores españoles también han mostrado una buena acogida tras comprar un 32% de la emisión, lo que supone una participación superior a lo que suele ser habitual en este tipo de transacciones.

Iberdrola continúa avanzando en el fortalecimiento de su estructura financiera, lo que le ha permitido obtener una liquidez al cierre del tercer trimestre de 2011 de más de 9.600 millones de euros.

Estos recursos le permiten hacer frente a sus necesidades de financiación para los próximos 24 meses. Además, el grupo ha logrado consolidar su 'rating' en un período caracterizado por las bajadas generalizadas de calificación.