España, el principal país afectado

Las tensiones entre Irán y Occidente, claves en la subida del precio del petróleo

La escalada nuclear iraní y el consiguiente veto a su petróleo por parte de Estados Unidos han provocado una subida del precio del crudo a nivel mundial. El producto podría encarecerse aún más a partir del próximo 23 de enero, si en el Consejo de Ministros de Exteriores de los Veintisiete se aprueba finalmente el embargo de petróleo a Irán. España, la mayor importadora de crudo iraní según la Agencia Internacional de la Energía, sería la más afectada.

Petróleo
Petróleo

La creciente escalada nuclear de Irán provocó a comienzos de año un principio de acuerdo de los 27 países de la Unión Europea para vetar el petróleo iraní, que podría ponerse en marcha a partir del próximo 23 de enero. Según Efe, los países europeos más afectados por esa decisión, entre ellos España, Grecia e Italia, esperan que el embargo se retrase hasta verano. Otros países, como Francia, Alemania y Reino Unido quieren efectuar la prohibición cuanto antes, en un plazo máximo de tres meses, según asegura Bloomberg.

Esto, unido a una nueva ley firmada por Barack Obama que sacaría del sistema financiero de Estados Unidos a cualquier institución que negocie con el Banco Central de Irán, que procesa los ingresos del petróleo, haría imposible a la mayoría de los países la compra de petróleo iraní. Estas tensiones y la amenaza de Irán de cerrar el estrecho de Ormuz, por donde pasa un tercio del crudo que se consume en todo el mundo, han llevado a una subida del petróleo que ya se nota en España. De momento, el precio del barril de crudo Brent, de referencia en Europa, se mantiene en 112,10 dólares, marcando un incremento respecto a la última sesión del 30 de diciembre de 2011, cuando el precio era de 107, 50 dólares.

De producirse finalmente un embargo sobre las importaciones iraníes, el principal país afectado sería España, ya que, según la AIE, el 14,7 del crudo que importa procede de Irán. De hecho, este país es su mayor suministrador después de Rusia, según los últimos datos publicados por Cores. España, además, fue el país que más petróleo compró a Irán en 2010, según datos de la Comisión Europea.

Otros países afectados por la decisión serían Grecia, Bélgica e Italia, los mayores importadores de petróleo iraní después de España. Por ello, la Comisión Europea está estudiando suministros alternativos de crudo. El profesor de EDADE Pere Puig, asegura que tras el embargo hay motivaciones de estrategia política frente a un Estado que oculta lo que está haciendo a la comunidad internacional. "(Irán) No es un gobierno fiable, está haciendo amenazas a la paz en una zona muy sensible", señala.

Irán amenaza a sus vecinos del Golfo Pérsico

El gobernador iraní de la OPEP, Mohammad Ali Khatibi, advirtió ayer que Teherán considerará como un acto poco amistoso cualquier medida de los exportadores de petróleo vecinos del Golfo Pérsico para compensar las ventas de crudo iraní y que de ser así, sufrirán consecuencias. "Si dan luz verde al reemplazo del petróleo de Irán, estos países serán los principales culpables de lo que pueda suceder en la región, incluido el Estrecho de Ormuz", dijo Khatibi al periódico Sharq, refiriéndose al canal marítimo a través del cual pasa un tercio de los buques petroleros del mundo.

Ali al-Naimi, ministro de Petróleo de Arabia Saudí, el mayor exportador de petróleo del mundo, dijo el pasado sábado que estaba listo y disponible para satisfacer cualquier aumento en la demanda. No hizo referencia directa a las sanciones a Irán. En respuesta a esta declaración, el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi, ha asegurado que si esa es la opinión oficial de Riad, no es señal de amistad. "Nosotros esperamos que los países del Golfo Pérsico, especialmente Arabia Saudí, eviten discursos imprudentes". No obstante, Salehi confió en que "la cuestión referente al aumento de la producción de petróleo solo sea la opinión personal del ministro de Petróleo de Riad" y que "seguramente el gobierno saudí tiene otra postura".

El petróleo es vital en la economía iraní, que vive una crisis de deuda y déficit y una alta tasa de desempleo. Las sanciones también tienen un impacto en la economía doméstica de Irán, causando una subida de los precios de los alimentos básicos importados y una caída de la moneda.

En España, al margen de la dependencia energética, una posible subida de los impuestos por hidrocarburos del Ejecutivo presidido por Rajoy sumada a la aplicación del céntimo sanitario que ya están cobrando las comunidades autónomas pueden colocar el litro de gasolina en 1,5 euros. Este incremento, pese a ser poco popular, seguiría situando a España como uno de los países con los precios del petróleo más bajos de la Unión Europea. Tan solo Chipre, Eslovenia y Luxemburgo tienen precios más bajos.