Alcanzan los 493.272 millones

Los depósitos en el BCE continúan registrando máximos

Los depósitos a un día de los bancos comerciales de la zona euro en el BCE continúan registrando máximos. Según los datos ofrecidos hoy por el regulador la cifra asciende a 493.272 millones de euros. El nuevo ascenso diario deja latente la desconfianza que existe entre las entidades a prestarse dinero.

La subasta de liquidez a tres años puesta en marcha por el BCE para inyectar dinero al sistema y abrir el grifo del crédito no está teniendo los efectos conseguidos. Aunque Mario Draghi anunció en la rueda de prensa que sigue al Consejo de Gobierno que los préstamos a tres años están empezando a circular por la economía, lo cierto es que desde que se conoció la noticia los depósitos diarios en el emisor europeo no paran de crecer. Los últimos datos que se disponían hasta el momento corresponden al jueves pasado. Ese día el dinero depositado ascendía a 489.906 millones. Sin embargo, hoy se ha vuelto a divulgar el dato actualizado y la cantidad sube hasta los 493.272 millones de euros. La cifra de este lunes vuelve a arrojar un nuevo máximo.

La desconfianza sigue siendo la norma que rige la eurozona. Las entidades no se fían las unas de las otras y prefieren depositar su dinero en el regulador antes que prestárselo y todo ello a pesar de que la rentabilidad ofrecida por esta opción es mucho menor. En concreto dejar el dinero en BCE reporta un remuneración de 0,25% frente al interés del 1,8% derivado de la otra alternativa.

Los consecutivos máximos registrados en los depósitos del BCE llevaron a muchos a pensar que las entidades que acudieron a las subastas eran las mismas que estaban depositando. Sin embargo, Draghi se encargó de despajar la duda y señaló que esto no era cierto.

Los préstamos a tres años concedidos por el regulador han permitido, según el presidente del BCE, registrar leves signos de mejoría en la economía de la eurozona, frenar la crisis de deuda y acabar con el colapso crediticio. No obstante, en las últimas semanas más que el flujo de dinero, el mercado ha sido testigo de las compras masivas efectuadas por las entidades financieras en las subastas de deuda.