Sector financiero

La banca trata de sanearse y recapitalizarse a la vez

La presentación de resultados de Banesto del pasado jueves fue un significativo adelanto de lo que está por venir. Reducción de beneficios al mínimo, para dedicar el dinero a sanear los activos inmobiliarios. Los próximos dividendos, en el aire. La reestruturación del sector que prepara Economía, que exigirá a las entidades unos 50.000 millones de euros más en provisiones para sanear sus cuentas repletas de ladrillo, hace prever que el resto de entidades seguirán más o menos la misma estrategia. A Banesto no parece haberle ido mal, de momento. En dos días, la acción ha subido un 1,6%. La suerte del resto se comprobará tras las inminentes presentaciones de resultados de Bankinter, el día 19; Sabadell, el 26; CaixaBank, el 27; Santander, el 31; BBVA, el 2 de febrero; o Bankia y Popular, un día después. Solo el precalentamiento para la fecha marcada a fuego en el calendario de las entidades: el 15 de febrero. Para entonces, ha adelantado el Gobierno, Economía dará los detalles del plan de reestructuración. Se sabrá entonces cuánto dinero le toca poner a cada uno para paliar su carga inmobiliaria, quién podrá hacer frente por sí solo al saneamiento y quién se ve obligado a fusionarse para sobrevivir. En paralelo, las cinco entidades sistémicas según los criterios de la Autoridad Bancaria Europea (ABE) deberán tomar las medidas pertinentes para llegar a junio con un core Tier 1 del 9%, lo que ha empezado ha trastocar los guiones previstos en cuestión de convertibles y script dividend. Del éxito o el fracaso de los bancos y cajas ante semejante agenda de retos, dependerá en buena medida el comportamiento de las Bolsas, donde el sector financiero tiene un peso enorme.