El sector pide que se potencie la imagen exterior del país

Claves para que las empresas saquen más rédito al turismo

Acabar con la estacionalidad de los destinos, más eficiencia y la marca España son los objetivos, según PwC

La industria del turismo en España volvió el ejercicio pasado a los buenos datos, después de dos años en el pozo negro. El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, estrenó el martes sus labores en este sector con una gran cifra, un crecimiento del 8,1% en 2011 tanto en visitantes como en gasto, números que no se veían desde antes de la crisis. En este momento, la única gallina de los huevos de oro de la economía española da muestras de buena salud y brillo. Sin embargo, para mantener e incluso crecer necesita, entre otras cosas, dar valor añadido a la marca España, acabar con la estacionalidad de la oferta turística y mejorar la eficiencia.

Estas claves las apunta un informe de la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) llamado Temas candentes para el turismo en 2012, en el que analiza cuál es el comportamiento de los turistas que visitan España y qué actuaciones deberían llevarse a cabo desde las Administraciones y el sector privado para lograr apuntalar unas cifras que en 2011 fueron muy buenas. "El sector turístico español necesita innovar para seguir atrayendo a millones de visitantes de todo el mundo. Nada sería más negativo para la industria turística que caer en la complacencia o en la explotación hasta el agotamiento de fórmulas con fecha de caducidad", apunta la consultora en su informe.

"Tener los hoteles cerrados cuatro meses al año es un problema brutal", comentaba Juan Molas, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), a Cinco Días el martes. Así, el informe de PwC apunta que de los más de 50 millones de turistas extranjeros que visitaron España entre enero y octubre de 2011, el 51% lo hicieron entre los meses de junio y septiembre. Estas cifras demuestran, según la consultora, "lo relevante que puede ser para el sector turístico español conseguir desestacionalizar su oferta, excesivamente concentrada en el periodo estival de verano".

Para ello, en opinión de PwC, es "imprescindible el desarrollo de productos innovadores dentro y fuera del turismo de sol y playa vinculados a cuestiones culturales, deportivas y gastronómicas, que pueden atraer nuevos visitantes que, además, repitan experiencia". Junto a este cambio, además, no se puede olvidar la "renovación permanente de la oferta, sobre todo en turismo de ciudad".

El informe recoge, además, la petición unánime del sector de potenciar, a nivel nacional, la imagen de marca España como destino turístico, bajo la cual se integren las marcas autonómicas y locales. El objetivo sería "no dispersar esfuerzos en un mercado cada vez más globalizado y competitivo".

En este contexto, el documento propone la puesta en marcha de campañas de publicidad conjuntas, que sumen los recursos autonómicos, local y estatal, así como la creación de un portal turístico.

El informe de PwC asegura también que esta industria afronta desafíos de primer orden respecto a la mejora de la eficiencia. "La caída de la demanda interna, la irrupción del low cost, el incremento de los costes de la energía y el exceso de regulación están lastrando las cuentas de resultados de muchas compañías del sector", explica.

Renovación de la oferta turística y sostenibilidad

La renovación de los destinos turísticos maduros y la sostenibilidad son otros puntos destacados en el informe de PwC. Para la consultora, "una renovación de los destinos, incorporando nueva oferta, y de la gestión empresarial y de comercialización son aspectos clave para lograr ser sostenibles y competitivos".

PwC entiende la sostenibilidad necesaria en el sector desde tres facetas distintas. "La medioambiental, evitando el desarrollo turístico no sostenible y renovando los destinos obsoletos; la económica, adaptando el modelo turístico según criterios de calidad y competitividad, y la sociocultural".

Igualmente, hace hincapié en "la renovación y la mejora constante de la oferta turística", avanza el informe.

La consultora también apunta, como desafíos para las empresas turísticas, "la gestión flexible de recursos humanos, la importancia del transporte y de internet para el sector y la promoción y armonización de la legislación turística a través de un impulso coordinado de las diferentes Administraciones públicas".

La cifra

51% de los más de 50 millones de visitantes que llegaron a España desde enero hasta octubre de 2011 lo hicieron entre los meses de junio y septiembre.