Serán presentadas en febrero

La presión europea obliga a Bélgica a implantar nuevas medidas de ajuste fiscal

El Gobierno belga ha anunciado este viernes su intención de presentar nuevas medidas de consolidación fiscal el próximo mes de febrero coincidiendo con la revisión de control del presupuesto de 2012 prevista cediendo así a las presiones de la Comisión Europea que le ha reclamado nuevas medidas para garantizar un déficit por debajo del 3% en 2012.

"No las comunicaremos hasta que hayamos hablado con (el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli) Rehn", ha explicado el viceprimer ministro y ministro de Finanzas belga, Steven Vanackere en declaraciones a la prensa, recogidas por los medios belgas.

Tanto Vanackere como el ministro de Presupuesto belga, Olivier Chastel, han confirmado que el Gobierno hará un ejercicio de control del presupuesto de 2012 en febrero para impulsar nuevas medidas. Vanackere ha anticipado en todo caso "importantes decisiones políticas" para entonces.

Rehn ha instado al Gobierno belga a adoptar "en los próximos días" nuevas medidas de consolidación fiscal por valor de "al menos" entre el 0,3 y el 0,5% del PIB nacional, es decir, entre 1.200 y 2.000 millones de euros debido en parte al escenario menos favorable de crecimiento anticipado.

"Esto nos permitiría concluir por el momento, en base a las perspectivas de otoño de los servicios de la Comisión, que Bélgica ha asumido el esfuerzo fiscal requerido para un resultado del déficit por debajo del 3% del PIB en 2012", explica el comisario en una carta dirigida a Vanackere, fechada el 5 de enero y publicada por el diario económico belga 'De Tijd'.

En caso de que la adopción de nuevas medidas "no sea posible en este momento", Rehn ha pedido al Gobierno belga que acepte "congelar (al menos temporalmente) parte del gasto presupuestario" previsto este año por el mismo valor monetario que la consolidación adicional exigida.

"Esto permitiría al Gobierno bien utilizar parte de esta reserva presupuestaria o sustituirla por otras medidas de consolidación en el contexto del ejercicio de 'control presupuestario' de febrero", ha justificado el comisario.

Aunque el Ejecutivo estudia la posibilidad de congelar una parte del presupuesto, el ministro de Presupuesto, Olivier Chastel, ha confirmado al diario económico 'L*Echo' que todavía no se ha adoptado una decisión al respecto.