Cambios en la organización del BCE

Praet sustituye a Stark

El cambio de presidencia en el BCE ha traído consigo una modificación de su reorganización tal y como informó ayer el regulador europeo. Entre sus novedades más significativas se encuentran la del nuevo economista jefe, el belga Peter Praet, que sustituye al alemán Jürgen Stark.

El organismo que preside Mario Draghi sigue asumiendo como tarea principal el control de los precios, hecho que ha permitido mantener la inflación en el 2% para lo cual cuenta con la opción de modificar los tipos de interés en función de las necesidades del momento. Si durante la época de Jean-Claude Trichet la eurozona fue testigo de un retorno del precio del dinero a niveles previos a la crisis, la asunción de la presidencia por parte de Draghi ha supuesto un cambio de rumbo significativo.

La rebaja de los tipos continuará a lo largo del próximo trimestre, según señala Barclays en su informe. Sin embargo, los analistas no creen que la próxima cita sea el momento para un movimiento en este sentido y más después de las últimas subastas de liquidez con préstamos a tres años el pasado 3 de diciembre y la que se efectuará el próximo 29 de febrero.

La compra de deuda ha sido uno de los temas que más ampollas ha levantado en los últimos tiempos, sobre todo tras la crisis que atraviesa el Viejo Continente caracterizada por los sucesivos repuntes de los diferenciales de los países periféricos. Barclays, en su informe, constata que las modificaciones llevadas a cabo en el seno del BCE permitirán llegar a un acuerdo sobre este asunto. En su intervención ante el Parlamento Europeo Jörg Asmussen apoyó la compra limitada y temporal de deuda pública como medida para paliar la situación, algo en lo que coincide Benoît Coeuré. Esta visión choca frontalmente con la del anterior economista jefe del organismo emisor que se oponía a adoptar cualquier tipo de medida que fueran en esa dirección.

Entre los cambios más significativos se encuentra en el Peter Praet, en un intento más de incidir en el reparto colectivo de las tareas. En este sentido, la responsabilidad de los sistemas de pagos pasa a estar compartida entre Praet, actual economista jefe que pasa a sustituir al alemán Jürgen Stark, Vítor Constancio y Benoît Coeuré.

Praet es además el responsable de Economía, Recursos Humanos, Presupuesto y Organización.

Por su parte, el vicepresidente Constancio seguirá siendo responsable de la Administración, de la Estabilidad Financiera y vigilará el sistema de pagos.

Mientras, Coeuré, a partir de marzo de 2012, se encargará de las operaciones de mercado y de Sistemas de Información y Pagos e Infraestructuras de Mercado.

Mario Draghi sumará a sus obligaciones de presidente de la Junta Ejecutiva, el Consejo de Gobierno, la presidencia y el Consejo General, las tareas de comunicaciones, la Asesoría del Comité Ejecutivo, la Auditoría Interna y la Secretaría y Servicios Lingüísticos.

Jörg Asmussen se hará cargo de las Relaciones Internacionales y Europeas, además de ser el representante del organismo europeo en las reuniones internacionales y acompañar al presidente y vicepresidente en las reuniones del Eurogrupo, del Ecofin y de los jefes de estado y gobierno de la UE y la eurozona.

Finalmente, el español José Manuel González Páramo, que se postula como el candidato más fuerte a suceder a Miguel Ángel Fernández Ordóñez al frente del Banco de España, es responsable de los servicios de Investigación, Estadística y de la Oficina de Gestión de Riesgos y Billetes.