Carlo Vizzini. Exsenador del grupo parlamentario de Berlusconi y actual miembro del Partido Socialista Italiano (PSI)

"Italia debe luchar contra la evasión fiscal"

Italia cierra el año con un Gobierno tecnócrata liderado por Mario Monti y lejos aún de haber apaciguado a los mercados. Varias veces ministro con los Gobiernos de Craxi y Andreotti, Carlo Vizzini (Palermo, 1947) posee una dilatada carrera en el enrevesado mundo de la política italiana. Vizzini formó parte también del grupo político liderado por Berlusconi desde 1998, que abandonó poco antes de la caída en desgracia de Il Cavaliere. Ahora, vuelve a engrosar las filas del Partido Socialista Italiano (PSI) y explica por qué, en su opinión, Italia no logra embridar algunos de sus mayores problemas.

La prima de riesgo italiana sigue en máximos y acaba de conocerse que el país registró una fuga de capitales de 11.000 millones de euros en 2011. ¿Qué soluciones ofrece su partido a la crisis?

La deuda pública explotó en los años 80 fruto de una política que buscaba garantizar la paz social y obligaba a los Gobiernos a intervenir y utilizar las finanzas públicas para favorecer los acuerdos entre las partes. Una política que aumentó el gasto público, pero en aquel entonces la mayoría de los títulos de deuda pública estaban en manos de ciudadanos y organismos italianos que confiaban en su país. En estos años, la deuda ha seguido su curso y su colocación es menos italiana. Monti ha pedido rigor, equidad y crecimiento. En esta línea, nosotros pensamos en una lucha sin cuartel contra la evasión fiscal, que es enorme pero que puede aportar ingresos sustanciales. Pedimos fuertes reducciones del gasto y de los costes de la política, y que se exija también la contribución de las grandes riquezas, aunque sea de forma extraordinaria, para superar la pura política del equilibrio presupuestario apuntando directamente a la reducción de la deuda. Todo esto debe generar una nueva justicia social, ya que los ciudadanos que cumplen su deber hoy en Italia son empujados cada vez más hacia el umbral de la pobreza mientras que el rico continúa enriqueciéndose.

¿Consideran necesarios los sacrificios?

En primer lugar pondré la lucha contra la evasión. Nuestro sistema fiscal es viejo y contiene nichos de desigualdades. Nosotros pedimos mejorar las ventajas fiscales de las empresas intensivas en capital. Creo también que son necesarias las reformas estructurales que no sean consecuencia solo de una emergencia sino que produzcan efectos duraderos en el tiempo. Debemos adelgazar y desburocratizar la Administración Pública.

¿En qué situación cree que queda hoy Berlusconi tras su traumática salida del gobierno?

Berlusconi apoya a Monti para quitarse de encima el insoportable peso de una impopularidad que estaba erosionando su imagen. Hoy la responsabilidad se ha propagado por todo el sistema político.

¿Qué impulsa al partido socialista italiano a apoyar a un gobierno tecnócrata?

Es el momento de la responsabilidad; queremos controlar que se logra la equidad y porque creemos que hay también espacio para modernizar el Estado.