Rafael Rodrigo. Presidente del CSIC e investigador especializado en el sistema solar

"España no tiene acceso al 70% de los talentos del mundo"

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es hoy la novena institución investigadora del mundo de las 3.000 listadas. Su presidente explica qué necesita para crecer

"España no tiene acceso al 70% de los talentos del mundo"
"España no tiene acceso al 70% de los talentos del mundo"

Unos 7.500 investigadores desarrollan su actividad en el CSIC. "Pero en una institución como esta no solo existen científicos, hay 6.645 técnicos y personal de gestión vitales en nuestro trabajo", agrega. A pesar de que su presupuesto es lamitad del CNRS francés o el Max Planck alemán, ha conseguido convertirla en el primer organismo investigador español y noveno del mundo, que a partir de ahora dependerá de Economía. Rodrigo reconoce que tras esta etapa de siete años, ahora le gustaría volver a su mundo, la investigación. "Pero ahora con un mayor conocimiento del sistema de ciencia internacional".

Al final no hay Ministerio de Ciencia, ¿qué le parece?

Pero sí una Secretaría de Estado de Desarrollo e Innovación dependiente delMinisterio de Economía y Competitividad. Resulta un modelo aceptable. Lo único que echo de menos es que desaparezca el término ciencia. Al científico le gusta ver la palabra "ciencia" en el ministerio correspondiente.

¿Cuál será la principal necesidad de la ciencia en estos momentos?

Recuperar los niveles presupuestarios de 2008, ya que durante 2009 y 2010, se disminuyeron drásticamente. Pero lo más importante será generar confianza en el sistema y en los recursos humanos. España tiene una generación de científicos muy bien formada, integrada por profesionales de 30 y 40 años, que no podemos perder. Una buena política económica y de recursos humanos resulta vital y eso se hace con instituciones ágiles, con autonomía y capacidades.

¿Por qué ha propuesto los contratos indefinidos para científicos?

Porque podríamos atraer a gente joven. Deberían realizarse con una evaluación rigurosa basada en la carrera científica (currículum, proyectos, publicaciones, relaciones con empresa) y ser una propuesta abierta, que todos los candidatos pudieran presentarse.Hoy estamos circunscritos a los europeos. España está perdiendo, no tiene acceso, al 70% de los talentos del mundo, porque resulta difícil atraer a un americano, australiano o japonés sin un contrato de este tipo.

¿Y qué propone para los investigadores con mayor solera?

La ley ya aporta otra figura, que son los profesores o investigadores distinguidos, que también está contemplada en los estatutos del CSIC.

¿La vía funcionarial debería desaparecer para el científico?

No, yo no estoy en contra del funcionariado. Los funcionarios del CSIC, tanto el personal de apoyo como los investigadores, hacen un trabajo muy por encima de lo estipulado.

¿Tenemos una buena ley de ciencia o habrá que cambiarla?

La ley la harán buena o lamala sus posteriores desarrollos. Algo importante es el consenso político con el que se aprobó. Eso asegura, que aunque no hubiera un Pacto de Estado por la Ciencia, sí existe predisposición por desarrollarla. Es necesario separar claramente quien financia y quien ejecuta la investigación y desarrollar otro tipo de carrera investigadora.

¿Por qué no se destina más dinero a la investigación?

Al país le falta cultura científica. Si la sociedad entiende que la ciencia le ayuda a ser más próspera, presionará a los políticos para que hagan unamayor aportación económica a la ciencia.

La crisis ha acentuado la salida de investigadores, ¿les recomienda salir?

Esta es una carrera donde uno está formándose continuamente. Ahora mismo no veo el tapón. Creo que había muchas menos salidas en el sistema español y en el CSIC hace cinco o seis años. Yo no les diría que se fueran, les diría que luchen por tener un puesto aquí.

¢Hamejorado mucho la relación con la empresa¢

La relación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la empresa española ha mejorado mucho en los últimos años, según asegura Rafael Rodrigo, como lo demuestra la colaboración con 1.800 firmas en los últimos años. El informe Impacto, que hace un año inició la institución para cuantificar y cualificar el impacto de la investigación en el tejido empresarial, ofrece conclusiones muy importantes.

Una de ellas es que las empresas no se acercan al CSIC para solucionar un problema, sino "porque ganan competitividad, tienen confianza en el sistema y utilizan las instalaciones para su investigación, y además, algo también destacado es que repiten".

Para Rafael Rodrigo, sin embargo, la gran sorpresa del estudio, son la mayor desventaja que señalaron los empresarios. "No fue ni la burocratización, ni la dificultad de tratar con los investigadores", apostilló el presidente, "sino el coste del servicio". Estos, sin embargo, suelen ser mucho más baratos que los de la empresa privada, pero en tiempos de crisis, todos quieren reducir.

Para mejorar esta relación se creó la vicepresidencia adjunta de transferencia de conocimiento, pero "también los propios investigadores fueron los que se comprometieron en facilitar los convenios", aclara Rodrigo.

La unión con las universidades resulta todavía más evidente. Existen 52 institutos mixtos con titularidad compartida y muchos campus de excelencia internacional tienen como socios prioritarios al CSIC, en total un 90% de ellos.