El sistema financiero utilizará la liquidez a precio de saldo para mejorar resultados y balances

¿Qué van a hacer los bancos con los casi 500.000 millones del BCE al 1%?

El manguerazo de liquidez de Draghi aliviará las tensiones de la banca para los próximos tres años: despejará los vencimientos de deuda y permitirá mejorar las cuentas de resultados de las entidades financieras. Se espera que poco dinero llegue a la economía real.

Dinero
Dinero

Depués de todo, Mario Draghi le está dando a la máquina de imprimir billetes, pese a los postulados alemanes en contra de inyectar dinero en el mercado. El pasado 8 de diciembre, el presidente de BCE cerró la puerta a compras de más deuda pública, pero abrió una vía alternativa para llenar de liquidez el sistema.

Hoy se ha comprobado el resultado de la primera subasta a tres años realizada por el BCE: más de 500 entidades de la zona euro han pedido 490.000 millones, cuando el consenso de economistas recopilado por Bloomberg esperaba unos 300.000 millones. Y todavía queda otra en el calendario, prevista para el próximo 29 de febrero.

Teóricamente, una de las misiones de esta avalancha de dinero es conseguir que vuelva a fluir el crédito a la economía real. Pero los expertos consideran que el dinero que efectivamente llegará a familias y empresas será mínimo. Entonces, ¿qué van a hacer las entidades con esa avalancha de dinero al 1%?

Lo lógico es que dediquen la mayor parte a cubrir de los vencimientos de los próximos años y a hacer carry trade con deuda pública, lo que permitirá mejorar las cuentas de resultados, según los expertos consultados. Y, de paso, los bancos han colocado activos ilíquidos, gracias a que Draghi ha permitido por primera vez utilizar colaterales (las garantías que hay que dejar en el BCE a cambio del dinero) de menor calidad.

A continuación, se exponen tres claves de la avalancha de dinero que han conseguido los bancos europeos a un tipo de interés impensable para un particular.

1 Comprar deuda pública

Es una versión actualizada del carry trade que se realizaba invirtiendo en activos europeos y estadounidenses utilizando yenes, financiándose a un tipo de interés por los suelos.

Ahora, ya no es necesario cambiar de moneda. La fórmula es mucho más fácil: los bancos destinan dinero del BCE al 1% se destina a comprar deuda pública periférica, que paga mucho más. El bono español a 10 años, por ejemplo, el 5%. Los cuatro puntos porcentuales de diferencia son beneficios que van directos a la cuenta de resultados.

Desde el departamento de estrategia de Ahorro Corporación, sentencian que bancos podrán utilizar el dinero "para la compra de bonos del Estado y aprovechar así el carry trade". Como efecto colateral, estas compras ayudarán a rebajar el coste de financiación de los países, especialmente aquéllos con más problemas en los últimos tiempos, como España e Italia.

2 Despejar vencimientos

El mercado mayorista de financiación permanece cerrado para la banca española. Pese a la mejora de la prima de riesgo, las últimas colocaciones importantes de deuda entre inversores institucionales por parte de entidades nacionales datan de finales de mayo. BBVA fue capaz de salir al mercado el 28 de octubre pero solo logró vender 750 millones de euros.

La poderosa red comercial de las entidades les permite colocar depósitos, pagarés y otros activos de deuda pública entre pequeños inversores, lo que es un alivio para la financiación de los bancos. Pero el dinero del BCE es muy bienvenido: "No nos íbamos a quedar cortos en las peticiones, dado que el mercado interbancario lleva sin funcionar con normalidad desde hace años", explican desde el departamento de tesorería de una entidad española.

"Lo cierto es que esta subasta mejora el aspecto de los balances, puesto que las inyecciones de liquidez semanales y a tres meses ya permitían refinanciar los vencimientos pendientes. Pero un aumento del plazo es crucial para dar tranquilidad", señala otro directivo bancario. Santander, BBVA, Caixabank, Popular, Banesto, Sabadell, Bankinter y BFA-Bankia afrontan el próximo año vencimientos por unos 85.000 millones de euros, según los datos de Bloomberg.

Los expertos consideran que las entidades, al tener cubiertos sus vencimientos, echarán el freno en la guerra del pasivo, lo que contribuirá a impulsar el margen de intereses.

3 Dar salida a activos ilíquidos

El BCE ha ampliado el abanico de colaterales que acepta para prestar liquidez. Ha admitido bonos de titulización con una nota de A (hasta ahora los aceptaba, pero tenían que tener triple A) y también créditos hipotecarios y a pequeñas y medianas empresas, siempre que hayan recibido el visto bueno del banco central correspondiente (por ejemplo, el Banco de España). Así, activos en balance hasta ahora ilíquidos se pueden canjear por dinero fresco a un tipo de interés mínimo.

Hasta ahora, los activos estrella para acudir a las subastas del banco central eran las cédulas hipotecarias y la deuda pública. La posibilidad de llevar al BCE otros activos beneficia además a las pequeñas y medianas entidades, que no suelen tener en balance activos como cédulas hipotecarias -al menos, no en la gran cantidad con la que cuentan los grandes bancos- y que precisamente son las entidades de tamaño mediano las que aportan más crédito a la economía real.