Automóvil

China, paraíso creciente para las marcas de lujo

En la situación del mercado europeo no caben patrioterismos. El empuje de las marcas premium germanas en China le convierten en el segundo país del mundo en el que más coches de lujo se venden, desbancando, precisamente, a Alemania.

El símbolo de Mercedes sobre el Gran Salón del Pueblo de Pekín, sede de la Asamblea Popular.
El símbolo de Mercedes sobre el Gran Salón del Pueblo de Pekín, sede de la Asamblea Popular.

Que China se ha convertido en el objetivo principal de los fabricantes de automóviles no es ningún secreto. El crecimiento económico del país va a acompañado del repunte en su mercado automovilístico, lo que permite a las marcas engordar sus porcentajes de ventas y compensar el agotamiento del mercado europeo. Su avance es imparable, y ya se ha cobrado una "víctima": Alemania, al que ha superado como segundo país del mundo en el que más coches de lujo se venden. Un bocado a la industria automovilística germana, motor y orgullo del país.

Los analistas calculan que el aumento en las ventas de este segmento en China será del 40% en 2011, lo que significará una cifra de 939.000 vehículos, por encima de los 914.000 que están previstos en Alemania. El crecimiento para 2012 en el mercado de lujo chino se calcula en un 16%, mientras que en Alemania será de apenas el 4,4%.

Pero lo más doloroso es que son las propias marcas premium alemanas las que están empujando las ventas chinas. BMW, Mercedes-Benz, Audi y Volkswagen copan el mercado, y ya concentran sus esfuerzos en seguir aumentando sus respectivas cuotas en Estados Unidos y China. Europa empieza a caer a un segundo plano, víctima de una situación económica que contendrá las ventas de coches durante el año que viene.

El líder del lujo en China es Audi, que ha aumentado sus ventas en lo que va de año en un 35%, hasta rozar las 300.000 unidades, 100.000 más que BMW, que aún así ha crecido un 40%. Mercedes ocupa el tercer escalón del podio, con un avance del 31% y 170.000 unidades vendidas. Especialmente positivo fue el mes de noviembre, en el que las tres marcas batieron su récord de ventas en este mes. Audi vendió nada menos que un 69% más que en el mismo mes de 2010. Sin embargo, las ventas en Europa cayeron un 3%. Un reflejo de hacia dónde va encaminada la industria.

La demanda es tal que los tres fabricantes limitarán al máximo las vacaciones navideñas en sus plantas europeas. BMW y Mercedes darán la semana que viene libre a sus trabajadores, mientras que Audi cerrará la mayoría de sus fábricas durante dos semanas. Según un responsable de la división china de BMW consultado por Bloomberg, la lista de espera para adquirir un Serie 5 es de dos meses.

El crecimiento alemán en territorio chino ha puesto en alerta al fabricante estadounidense por excelencia y mayor productor extranjero dentro de la República Popular: General Motors, que potenciará las ventas de su marca más lujosa, Cadillac, durante los próximos cinco años. Para ello, prevé ampliar la producción en un 40% en los próximos dos años, y llegar a cinco millones de vehículos vendidos en este segmento para 2015.

La incipiente clase pudiente china continuará aumentando las compras de productos de lujo durante el año que viene. En el 2011 que llega a su fin, esta demanda ha generado unos 14.000 millones de dólares en ventas, un 82% más que hace seis años. Para 2012, los expertos creen que el mercado del automóvil Premium crecerá por encima de la media que el resto de segmentos. No valen patriotismos: los grandes fabricantes sólo tendrán ojos para China.