El PIB se contrae el 0,2%

La economía italiana se encoge, camino de una dura recesión

La economía italiana se encogió en el tercer trimestre del año, poniendo al país camino de lo que se espera sea una larga recesión agravada por una carga de deuda que obliga a una dura austeridad.

El Producto Interior Bruto de la tercera economía de la eurozona se hundió un 0,2% respecto a los tres meses anteriores, según indicó el miércoles el organismo nacional de estadísticas, ISTAT, golpeado por un descenso en la demanda doméstica.

"Podemos decir sin palabras rebuscadas, que hemos caído en recesión", dijo el analista de Intesa Sanpaolo Paolo Mameli. "Esperamos que el PIB siga contrayéndose por los próximos 3-4 trimestres", sostuvo.

El dato fue más débil de lo esperado. Un sondeo de Reuters entre analistas apuntaba a una caída trimestral del 0,1% y un alza interanual del 0,5%.

El dato se compara con un crecimiento trimestral promedio de la zona euro del 0,2% entre julio y septiembre, y un alza del 1,4% interanual, dejando a Italia en su posición habitual de una de las economías más lentas de la región.

Sus vecinos más grandes de la zona euro, Alemania y Francia, crecieron un 0,5% y 0,4%, respectivamente.

Italia publicó los datos del tercer trimestre mucho más tarde que el resto de la zona euro debido a cambios metodológicos adoptados por ISTAT, que demoraron su calendario normal de datos.

Los indicadores económicos apuntan a una nueva contracción en el cuarto trimestre, la que se intensificaría en el 2012, cuando las medidas de austeridad adoptadas este año empiecen a surtir efecto sobre la actividad.

El Gobierno tecnócrata de Mario Monti, que asumió el poder el mes pasado, pronostica que el PIB se contraerá un 0,4% el próximo año después de crecer un 0,4% este año, pero muchos organismos privados son mucho más pesimistas.

La patronal italiana Confindustria espera una caída del PIB del 1,6% y Stefano Micossi, presidente de la asociación Assonime de empresas italianas, dijo el viernes que el PIB se contraería el próximo año un 2% "si somos afortunados".

Tras adoptar un paquete de austeridad por 34.000 millones de euros para apuntalar las finanzas públicas, Monti se enfrenta al desafío más grande: llevar a cabo reformas estructurales para elevar el potencial de una economía que ha crecido de media un 0,4% anual durante la última década.

El desglose de los datos del tercer trimestre mostró declives trimestrales en todos los componentes principales del PIB, excepto las exportaciones, que subieron un 1,6%.

El gasto del consumidor cayó un 0,2%, las inversiones perdieron un 0,8% y las importaciones bajaron un 1,1%.