El riesgo-país del país transalpino es un 50% superior al español

Las tres claves de por qué España vence a Italia en la prima de riesgo

El mercado confía más en España que en Italia. La llegada del Gobierno tecnócrata de Mario Monti no ha conseguido revertir la situación. La prima de riesgo del bono italiano a 10 años es un 50% superior a la del español. Ya hay más brecha entre el bono español y el italiano que entre el italiano y el irlandés.

Banderas de España y la UE
Banderas de España y la UE

En ocasiones, mirar más allá del propio ombligo ayuda a entender mejor los problemas y a darse cuenta de que la situación, aunque negativa, podría ser sensiblemente peor. A la caída de Grecia, consumada con el plan de salvamento de la UE y el FMI en mayo de 2010, siguieron los rescates de Irlanda en noviembre de ese mismo año y Portugal, en abril de 2011.

De entrada, el siguiente objetivo natural de los especuladores fue España, considerado entonces el eslabón más débil de la cadena. Italia apenas salía en los periódicos por aquella época. ¿Cómo podía ponerse en entredicho la solvencia de la tercera mayor economía de la zona euro? Italia supone en torno al 17% del PIB de la zona euro, frente al 12% de España.

Así, desde el estallido de la crisis de la deuda, la prima de riesgo del bono italiano a 10 años superaba a la de la deuda española... Eso, hasta el pasado verano. Fue entonces cuando se produjo una quiebra total de la confianza en el Ejecutivo de Berlusconi, después de un constante amago de reformas que nunca se terminaban de rematar.

En agosto, se invirtió la situación en el mercado de deuda y el riesgo-país italiano superó al español. En las últimas semanas, la diferente percepción del mercado respecto a España e Italia se ha ensanchado, hasta marca un récord hoy. La prima de riesgo transalpina se sitúa en el entorno de los 500 puntos básicos, frente a los menos de 320 de la española: es en torno a un 50% superior.

De hecho, ahora el bono español a una década paga un 5,15%, frente al 6,8% del italiano. El diferencial es de unos 160 puntos básicos, lo que supone récord al menos desde mayo de 1993, cuando comienzan la base de datos de Bloomberg. De hecho, el spread del bono italiano a 10 años frente a su homólogo irlandés (unos 140 puntos) ya es menor que el del español respecto al italiano.

La volatilidad de los mercados es una constante en los últimos tiempos, pero pueden identificarse tres claves que explican por qué se ha producido este cambio de percepción a favor de España.

1 Fortaleza del Gobierno

Mario Monti tomó las riendas de Italia a finales de noviembre y desde entonces ha puesto en marcha varias reformas, entre ellas el aumento de la edad de jubilación, impuestos a los bienes de lujo y la introducción, de nuevo, del impuesto de propiedad que fue anulado en 2008. El plan de ajuste con el que pretende ahorrar 30.000 millones de euros ha recibido el apoyo mayoritario del Parlamento, pero le ha costado gran esfuerzo obtenerlo. Constantemente, sufre afrentas de quienes le apoyan y la oposición frontal de la Liga Norte, que compartía poder con Silvio Berlusconi.

Está claro que el primer ministro italiano no cuenta con la mayoría de la que dispone Mariano Rajoy. "La victoria del PP -además en las urnas, a diferencia de la llegada al poder de Monti, impuesta por Alemania- le da luz verde para llevar a cabo las reformas que considere convenientes. Además, el mercado descuenta que las decisiones estarán en línea con las tesis germanas", explica Félix González, socio director general de la Eafi Capitalia Familiar.

De momento, Rajoy ha desgranado hoy las líneas generales de sus planes económicos y la prima de riesgo las ha recibido con sensibles bajadas de entorno a 20 puntos básicos, hasta el entorno de los 320. Se compromete a reducir el déficit en 16.500 millones de euros en 2012.

"Ya está comenzando a descontarse que las reformas de Rajoy tendrán un efecto positivo en la economía. Y hay que recordar que España ha demostrado cintura para hacer cambios de calado, como la imposición de la regla de oro sobre el déficit público en la Constitución, antes incluso de que se acordara en cumbre celebrada los pasados 8 y 9 de diciembre", señala Santiago Carbó, director de Estudios Financieros de Funcas y catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Granada.

2 Deuda pública

Italia es el segundo país europeo con más volumen de deuda pública en circulación, con unos 1,9 billones de euros en términos absolutos. Solo Alemania tiene más, con unos dos billones de euros. El importe de España se sitúa a años luz, con menos de 600.000 millones.

En relación con el PIB, la deuda italiana supera el 120%, mientras que en España se mantiene en el entorno del 68%, según los últimos datos presentados por el Tesoro. "El Estado italiano está muy endeudado, pero no el sector privado. Justo lo contrario de lo que ocurre en España, donde especialmente la banca tiene unos balances abultados. La buena noticia es que en las entidades financieras pueden financiarse contra el BCE al 1%, mientras que Italia está teniendo que pagar tipos muy elevados en sus últimas subastas", añade Guillermo Monroy, director de Tesorería de Banco Sabadell.

3 Vencimientos

La deuda pública española es muy inferior en términos absolutos y también es mucho menos apretado el calendario de vencimientos que el Tesoro nacional afrontará el próximo ejercicio.

Las necesidades de financiación de España en 2012 alcanzan los 170.000 millones de euros, incluyendo vencimientos y déficit previsto. En Italia, suben hasta 350.000 millones de euros, casi el doble, lo que añade presión y tensa la cuerda en cada subasta que celebra. A su vez, un mal resultado alimenta la presión de los bonos en el mercado secundario.

Lo ocurrido en las últimas subastas es paradigmático. Sumando las colocaciones del martes y del jueves, el Tesoro español ha vendido casi 9.500 millones de euros a un tipo de interés menor. Mientras, Italia colocó el miércoles 3.000 millones en deuda a cinco años, pero con un tipo de interés récord desde 1997. Mañana queda la última subasta del año del Tesoro, que será de letras a tres y seis meses, en la que espera captar entre 3.500 y 4.500 millones de euros.