Moda

Una locura creativa viste los escaparates de París

Las boutiques más prestigiosas de la elegancia parisiense se acicalan para recibir el año nuevo.

Un escaparate es un teatro. Debe contar una historia, aunque no tenga texto. Hay que transportar al espectador hacia un viaje inmóvil". Así resume Leïla Menchari, directora de decoración de Hermès, la tradición creativa que las boutiques más exclusivas de París plasman en sus escaparates. Este cuidado por la que supone la primera tarjeta de visita al público toma un cariz especial en Navidad. París y sus tiendas se envuelven de mágicas luces y de creaciones espectaculares, con la elegancia y la originalidad como consigna.

Las míticas galerías Printemps y Lafayette, en el Boulevard Haussmann, y la elegante Bon Marché, en el exclusivo distrito siete, ponen cada año a sus directores creativos a imaginar escaparates que atraigan y deslumbren a los turistas y a los propios franceses. "La gente de otras ciudades visita París en la época navideña para ver estas obras de arte", explica Franck Banchet, director artístico de Printemps.

Estas galerías eligen un tema cada año. La Navidad 2011 es una vuelta al mundo en 24 horas a lo largo de sus 11 escaparates de la mano de desfiles de Chanel, una marca "que se asocia con la elegancia a la parisiense, con una gran tradición en sus colecciones", añade Banchet. El tour comienza con el amanecer en Los Ángeles y termina con la vista de Shanghái de noche. En el escaparate dedicado a París, la firma rinde homenaje a su diseñador estrella, Karl Lagerfeld, quien aparece representado en miniatura en varios de los edificios emblemáticos de la capital gala, como la Torre Eiffel, el Arco del Triunfo o el Sagrado Corazón.

Lafayette ha optado por sumar la moda al rock y subir a la mujer parisiense al escenario del festival Rock'n Mode, en un giro más moderno. Clásicos como Hermès, en el número 24 del delicioso y chic Faubourg Saint Honoré, juega con el tema del oro. Los hay más atrevidos, como Colette, en la misma calle repleta de las tiendas más exclusivas de la capital, que hasta el 10 de diciembre subió a su escaparate un modelo Smart envuelto en bombillas.

La superlativa Lanvin viste de mucho humor el momento navideño, y la más popular aunque de precios exquisitos Dolce & Gabbana ha querido reproducir un mercado a la siciliana, con sus últimas creaciones metidas en cajas de frutas y hortalizas. El furor creativo parece extenderse hasta el infinito en las calles de París.

Lo más chic

Hermès

La boutique de la elegancia francesa más clásica tiene en el 24 del Faubourg Saint-Honoré su dirección más buscada, a escasos pasos del palacio de El Elíseo, la residencia del presidente Nicolas Sarkozy.

Chanel

Rue Montaigne o un paseo por la excelencia en el vestir y el atrevimiento creativo. En esta calle exhibe su elegancia Chanel, el icono de la moda de París y de su atrevida creadora Coco.

Heschung

En pleno corazón de Le Marais se esconde esta firma de los más exclusivos zapatos de origen alsaciano, fabricados artesanalmente en esta región con los mejores cueros.

Lanvin

Moda de altos vuelos en pleno corazón de París, de vuelta a Saint Honoré, en el número 22, en el elegante distrito ocho, junto a la plaza de la Concordia.

Gucci

El juego de figuras geométricas que la firma compañera de Yves Saint Laurent y Balenciaga ha desplegado en París en su campaña de Navidad recuerda la solidez de sus beneficios.