Diaro de a bordo

La Bolsa, bajo la amenaza de una nueva depresión

El Ibex, incapaz de superar la tendencia bajista.

La expresión usada por los pilotos como petición de ayuda es el célebre mayday, mayday mayday! Creada en los años veinte por el operador de radio de un aeropuerto de Londres, Frederick Stanley Mockford. La expresión original era en francés, venez m'aider, o acortando, m'aider.

Otra semana mala para las Bolsas europeas. Otra semana en que los mercados han entonado el mayday pidiendo que ya que no hay eurobonos, ni otras medidas que puedan aliviar el corto plazo, al menos se le dé mayor capacidad al BCE para poder ser un apoyo más sólido. Pero de momento los políticos europeos siguen negándose.

A los habituales miedos sobre la situación actual, cada vez es más persistente el temor a que se esté repitiendo en cierta forma la situación de la Depresión de 1929 y que las duras medidas de austeridad que están tomando algunos países, sin ninguna de apoyo al crecimiento, o al menos sin conseguir un entorno de tipos razonable en determinadas naciones, termine en otra depresión.

Por si fuera poco, se espera que las agencias de rating sigan con rebajas masivas. Todo esto sigue marcando un entorno muy hostil para entrar en Bolsa y menos en la nuestra. Se ve reflejado en el gráfico de arriba, que es un gráfico de semanas del spread entre el futuro del Ibex y el futuro del Dax. Como vemos es un gráfico bajista desde hace un par de años, aunque ahora anda relativamente estabilizado. El que sea bajista quiere decir que el Ibex lo hace de forma persistente peor que el Dax alemán.

Solo por encima de la línea de resistencias y de la directriz bajista podríamos pensar que el acoso contra nuestra Bolsa termina. Esta semana ha habido mayor tranquilidad, gracias a un buen resultado en la subasta. Es de destacar que ya se detecta una bajada clara de volumen en toda Europa, lo que hace pensar que las manos fuertes han cerrado libros, habitual en estas fechas, y que enero marcará el devenir de las Bolsas.

Desde el punto de vista técnico nos seguimos fijando en el futuro del mini S&P 500. Lleva mucho tiempo moviéndose entre los mismos niveles. Largas temporadas entre la media de 100 y de 200 días, y cuando pierde la media de 100 se apoya en el 1.200. Lateral total por tanto. Por debajo de 1.200 habría que esperar mínimo 20 puntos de caída. Por encima de 1.230 podría irse a buscar por enésima vez la media de 200.

Algunas materias primas también muestran aspectos interesantes. Fue muy comentado cómo esta semana el oro intentaba romper su media de 200 sesiones, tras haber permanecido por encima de ella más setecientos días, un nuevo récord histórico. La debilidad del euro acosado por todos lados, fortalece al dólar y de ahí la inquietud de las materias primas. Un euro que al cierre semanal luchaba contra el soporte psicológico de 1,30, si lo pierde puede ir rápido al soporte mayor de 1,28. Señores políticos europeos... ¡Venez m'aider!