El sector acelera el canje en acciones para evitar el colapso del producto y reforzar capital

La CNMV pide a la banca que informe de las pérdidas de sus preferentes

La crisis se ha cebado con las preferentes, un producto con mínima liquidez que acumula fuertes minusvalías y al que la CNMV quiere dar más transparencia. Ha exigido a la banca que informe de su valor real y, en previsión de una avalancha de reembolsos y críticas de clientes descontentos, el sector está anticipando su conversión en acciones, apremiado además por las exigencias de capital. Ayer se sumó a esta corriente CaixaBank.

La CNMV ha alertado del peligro de las acciones preferentes
La CNMV ha alertado del peligro de las acciones preferentes

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha dicho basta y ha exigido a bancos y cajas que a partir de ahora en los estados de posición que envíen a los clientes figure el precio real de las participaciones preferentes de las que sean titulares, según ha podido saber Cinco Días. "Las entidades deben informar del valor razonable, del que se está cruzando en el mercado secundario. Hasta hace poco, el valor de las preferentes era bastante similar al nominal. Pero eso ha dejado de ser así en el último año y las entidades están obligadas a informar de ello a sus clientes", explicaron a este periódico fuentes del organismo supervisor.

Aunque la difusión de información será obligatoria, el supervisor asegura que no hay todavía una fecha límite para su cumplimiento. Pero en el mercado corre el rumor de que será el mismo de enero y la difusión de transparencia podría extender a todos los productos de renta fija.

"Las grandes entidades están dando a los minoristas precios artificiales que no existen en el mercado secundario. El supervisor ha dicho que esto se ha acabado y que a partir de enero, todos los activos de renta fija en manos del público deberán estar valorados a precios de mercado, sean obligaciones subordinadas o sean preferentes", asegura Jordi Carlas, director de la oficina de la firma de inversión Renta 4 en Gerona. Y en previsión de que una clientela descontenta acuda a reclamar un producto sin apenas liquidez, entidades como BBVA, Sabadell, Santander y La Caixa han planteado estos días a los titulares de preferentes su canje en acciones o en deuda subordinada.

En el caso de Santander el plazo para acogerse a la oferta, que respetará el 100% nominal, concluye el próximo 23. Sabadell mantiene abierta la oportunidad hasta el día 30. La entidad catalana pagará un 90%, más una prima del 12% para los accionistas que se mantengan durante al menos un año más. La suma de las dos operaciones asciende a 6.920 millones. BBVA fue el primero en anunciar un canje en preferentes por un volumen de 3.500 millones.

Hace tres años, en graves apuros de liquidez, la banca ofrecía a bombo y platillo en su red de sucursales las participaciones preferentes. Hasta el punto de que entre 2008 y 2010, las emisiones de las preferentes por parte de cajas crecieron un 66% hasta alcanzar los 15.700 millones y llegar al tope en muchos casos del límite del 33% de los recursos propios del sector. A pesar de su nombre, la preeminencia de las preferentes es más residual. Están por delante del accionista común a la hora de cobrar en caso de quiebra, pero por detrás de todos los tenedores de bonos. Su gancho, el cupón elevado que suelen ofrecer, puede ser eliminado si hay pérdidas en la entidad -como en CAM y Banco de Valencia-. Además, tienen el riesgo de generar minusvalías si se desean vender en el mercado, tal y como ahora sucede.

Las preferentes no vencen nunca, y aunque hay un mercado organizado (el SEND, perteneciente al holding BME), apenas tienen liquidez. En la práctica, la única forma que el minorista tiene de deshacerse de las participaciones es aceptar los precios que ofrecen las oficinas donde el producto se contrató, salvo en las entidades donde ahora se ofrece el canje por acciones. "Hay una liquidez artificial porque las preferentes se compran y venden siempre a 100, cuando ese precio no existe. El inversor que adquiere una preferente pagando su valor nominal no cae en la cuenta de que podría comprar el mismo producto con el mismo cupón en el mercado secundario con un descuento que puede ser hasta del 60%", explica a este diario un experto.

Los nuevos requerimientos de capital que ha impuesto el acuerdo de Basilea III y las exigencias de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, en sus siglas en inglés) han hecho que las preferentes dejen de ser interesantes para los bancos, pues no contabilizarán como capital de máxima calidad. Las entidades están acelerando su conversión en acciones, capital de primera categoría.

El ajuste

Cotización en el mercado secundario

-Caja Madrid: el último precio se remonta a mayo de 2010; a 100,56. El precio actual es de 40,62, según Bloomberg.

-La Caixa: el último cruce en el SEND es del 25 de octubre, con un precio de 63,8. En Bloomberg, el precio es de 45.

-Santander: el último cruce publicado es del lunes pasado, a un precio de 82,01.

-BBVA: el último precio es del 21 de noviembre a 100,38.

Las cifras

17.300 es el volumen de preferentes que acumulan los bancos, incluidos los canjes ya anunciados.

55% es la pérdida respecto al nominal al que se cruzan las emitidas en 2009 por la Caixa y Caja Madrid.