La entidad cuenta con 77,3 millones de euros en estos títulos

Banco de Valencia no pagará el interés de sus preferentes

La intervención del Banco de España en Banco de Valencia tiene su primera consecuencia para los titulares de las participaciones preferente que la entidad emitió en diciembre de 2006. La entidad no abonará los intereses trimestrales que tenía previsto pagar este jueves.

Sucursal del Banco de Valencia
Sucursal del Banco de Valencia

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha informado hoy a la CNMV que Banco de Valencia no abonará los intereses trimestrales de sus preferentes, debido a que "la entidad no cumple actualmente con los coeficientes de recursos propios exigidos por la normativa bancaria que le es aplicable".

Banco de Valencia vendió 170 millones de estas participaciones en diciembre de 2006 entre inversores cualificados -el valor nominal de una participación asciende a 50.000 euros-, si bien desde marzo del año pasado ha recomprado 92,7 millones. Así, a cierre del primer semestre de este ejercicio disponía de 77,3 millones de euros en circulación de este tipo de deuda, según su última presentación a inversores.

La rentabilidad de las preferentes pactada en el folleto asciende al euríbor a tres meses, ahora en el entorno del 2%, más un diferencial de 135 puntos básicos; es decir, que el rendimiento actual se sitúa en el 3,35%. Así, el impago del cupón suprimido supondrá el ahorro de unos 650.000 euros, de acuerdo los últimos datos de preferentes en circulación.

El pago del cupón durante el próximo año estará supeditado al proceso de venta de la entidad. En todo caso, ante la decisión tomada por el FROB, el abono está en entredicho, al menos durante los primeros trimestres. Según el actual euríbor a tres meses, el importe anual que supondría el pago de las preferentes en circulación se situaría en torno a los 2,6 millones de euros anuales.

El Banco de España detectó a finales del mes pasado un agujero de 562 millones de euros en Banco de Valencia, y eso solo en sus resultados a cierre del pasado marzo y sobre una parte del balance, pues el déficit hallado está en las provisiones para los riesgos crediticios y activos adjudicados. El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), de hecho, advirtió en un comunicado a la CNMV que "el déficit podría ser mayor".