Los proveedores deberán presentar la autorización expresa del cliente para el alta

Telefónica modifica los contratos para evitar fraudes en los SMS 'premium'

Telefónica ha cambiado la regulación de los contratos que los proveedores de servicios de SMS premium establecen con los clientes. El objetivo es frenar el fraude y la picaresca en este tipo de servicios, que ha provocado la protesta de numerosos afectados. Telefónica va a exigir a los proveedores de estos contenidos la autorización expresa del cliente para tramitar el alta.

En los últimos tiempos, las denuncias por fraude en la contratación de servicios de mensajería premium en España se han disparado. Y es que muchos usuarios de telefonía móvil se han visto dados de alta en contratos de algún tipo de estos servicios sin saberlo, tras haber participado en alguna encuesta o concursos en internet. La cuestión es que estos clientes han estado recibiendo mensajes en su móvil con un coste cada uno de ellos superior a 1,4 euros, lo que implicaba un pago mensual superior a 35 euros, reflejados en la factura enviada por el operador.

En este sentido, desde hace varios meses los operadores no han dejado de recibir reclamaciones de clientes en relación a los engaños de algunos de estos proveedores de mensajería premium. En estas circunstancias, para evitar el fraude, Telefónica ha decidido cambiar las normas que regulan los contratos que establecen estas empresas para dar de alta a los usuarios.

Cambio en los contratos

La compañía confirmará el alta tras recibir la información

TELEFÓNICA 6,11 -2,86%

Fuentes de Telefónica explican que, desde hoy, la operadora no va a tramitar ningún alta en estos servicios de suscripción solicitada por uno de los prestadores de estos servicios que no venga acompañada de un documento firmado por el propio cliente solicitando dicho alta, junto con una fotocopia del DNI. Con esta fórmula, la compañía quiere asegurarse de que los clientes son plenamente conscientes de lo que están solicitando y así erradicar lo que la operadora considera "prácticas fraudulentas".

En definitiva, los usuarios que quieran darse de alta en alguno de estos servicios de mensajería premium deberán ponerse en contacto con los proveedores de estos contenidos y facilitar un documento en soporte papel firmado autorizando el alta, indicando el número de móvil, el remitente al que acepta suscribirse con la fecha de solicitud del alta. La persona firmante de la carta deberá garantizar que es el titular de la línea, mientras que en el caso de las empresas, la carta estará firmada por el apoderado de las mismas.

A continuación, dentro del proceso, el proveedor de ese servicio de SMS premium facilitará la documentación del usuario a Telefónica, quien confirmará o rechazará el alta.

De igual forma, esta operativa también se aplicará en las altas solicitadas desde el móvil, enviando el habitual SMS con el comando ALTA xxxxx, al número corto del servicio. Estos clientes también deberán entregar al proveedor del servicio la documentación explicada con anterioridad.

El cambio en esta regulación de los contratos se ha estado fraguando en los últimos tiempos. Así, los responsables jurídicos de la operadora han estado manteniendo contactos con los proveedores de los servicios de mensajería premium a lo largo del último mes explicando los cambios.

En Telefónica son conscientes de que este movimiento puede tener un coste económico por el dinero que puede dejar de facturar si cae el número de usuarios de estos servicios. Ahora bien, la operadora tiene claro que esta picaresca supone un coste todavía mayor para su imagen, con lo que corre el riesgo de que los afectados por estos fraudes decidan cambiarse de empresa de móvil.

Asimismo, la operadora ha estado devolviendo el dinero a los usuarios que han presentado reclamaciones por este tipo de fraudes, y añade que seguirá con los reembolsos con quienes hagan una reclamación. Además, Telefónica indica que va a ayudar a los clientes afectados por este tipo de contratos fraudulentos a darse de baja de estos servicios no deseados.

Denuncia de los grupos de consumidores

Las protestas de los usuarios por los fraudes en los SMS premium han provocado las reacciones de las asociaciones de consumidores. Así, Facua denunció en noviembre a las empresas Datatalk, MyBip.net y Servicios Tecnológicos TIM ante la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y el Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid por este tipo de prácticas.

Facua explica que estas empresas simulaban una encuesta de satisfacción de Youtube. A cambio de contestar dos preguntas ofrecían la opción de ganar un iPhone o un iPad. Tras rellenar la encuesta y contestar a una cuestión, solicitaban al usuario su número de móvil para enviarle un código. Si introducían el código en la web de la encuesta, eran dados de alta, sin saberlo, en un servicio de suscripción por el que recibían hasta 25 SMS al mes, con un precio de 1,42 euros cada uno.

Más reclamaciones

El número de afectados por esta picaresca es muy amplio. Así, por ejemplo, entre el 7% y el 10% de las reclamaciones totales mensuales que Telefónica ha estado recibiendo en los últimos tiempos corresponden a este tipo de contratos de mensajería premium.