Desafíos pendientes

Solo cinco países habrían evitado las multas en 2010

Una cosa es la teoría y otra muy distinta la práctica. El grueso de la UE está dispuesto a reforzar la disciplina fiscal para garantizar un equilibrio presupuestario que evite riesgos de quiebra como los de Grecia o Portugal. Sin embargo, en 2010 solo cinco países miembros habrían escapado a las sanciones por déficit excesivo y únicamente 13 cumplieron con el límite de deuda.

Todos los países del bloque de la moneda única estarán obligados a introducir la llamada "regla de oro" en las constituciones, so pena de sanciones y control de sus presupuestos nacionales. Deberán fijar un límite de déficit del 0,5% estructural del PIB. Los países que lo incumplan deberán adoptar reformas estructurales para asegurar una corrección duradera de la desviación. Además, aquellos que superen el umbral del 3% de déficit permitido recibirán sanciones automáticas, a menos que una mayoría cualificada de los Estados miembros se oponga. En cuanto a la deuda, debe ser inferior al 60% del PIB. Sin embargo, hasta ahora pocos países han sido capaces de cumplir las reglas. Según datos de Eurostat, en 2010 solo Estonia y Suecia registraron déficit por debajo del 0,5% permitido (ambos, del 0,2%). æscaron;nicamente otros tres países, Dinamarca, Luxemburgo y Finlandia, tuvieron déficit inferiores al 3%. El resto (22 Estados miembros) deberían ser multados automáticamente según el nuevo acuerdo. Irlanda, Grecia y Portugal, los tres países rescatados, atesoraron el año pasado los mayores déficit, del 31,2%, 10,6% y 9,8%, respectivamente, junto con Reino Unido, con un 10,3%. Cabe destacar que Dublín disparó su déficit por el efecto en gran parte de los rescates a la banca. España fue el quinto país de la UE con el déficit más alto, del 9,3%.

En lo que respecta a las cifras de endeudamiento, 14 de los Estados miembros de la UE superaron en 2010 el 60% de deuda permitido, mientras que solo 13 cumplieron la normativa. Estonia es el país con menor deuda (el 6,7% del PIB), y los de mayor son Grecia (144,5%) e Italia (118,4%). La Alemania de Merkel, que exige severas medidas de austeridad para salir de la crisis, sitúa su deuda en el 83,2% del PIB. España superó por la mínima el tope exigido, al situar su deuda en el 61%.